Mírame, ahora te toca a ti

Autora de la reseña: Paquibel Sánchez Rueda


DATOS DEL LIBRO
Título: Mírame, ahora te toca a ti
Autor: Marissa Cazpri
Editorial: Autopublicado
ASIN: B018152KVW
Año de publicación: Noviembre de 2015
Género: Romántica-Erótica
Número de páginas: 389
Sinopsis:
Marina vuelve de Córdoba con la firme idea de mantener solo una relación profesional con Paul a pesar de seguir enamorada de él. Aunque, la aparición de una misteriosa mujer y amiga de su jefe, provocará un cambio en sus sentimientos.
Los malos entendidos, la desconfianza, los celos y la intromisión de alguien que no está dispuesto a permitir que acaben juntos, harán que su relación se tambalee.
¿Podrán superar todos estos obstáculos? ¿Podrán dejar a un lado de una vez sus miedos para tener un felices para siempre? No te pierdas el desenlace de esta bonita y sensual historia.

Imagen de la portada: Mírame, ahora te toca a tí


¿Cómo conocí la novela?
Leí la primera parte de esta novela tras conocer a la autora gracias a los Cafés de las Amantes Literarias que se realizan en Málaga. En cuanto terminé esa me puse en contacto con la autora para adquirir la segunda parte, la cual Marissa Cazpri tuvo el detalle de enviarme dedicada. De nuevo le doy las gracias por ello, fue todo un detalle.

RESEÑA

ATENCIÓN: contiene spoilers

Por dónde empezar… Han pasado tantas cosas en esta segunda parte y tan rápido que ha sido como si viese la historia desde el Delorean. Esta novela es la segunda parte de Mírame, el juego de Marina, cuya reseña podéis encontrar AQUÍ, en este mismo blog. En esa primera entrega conocimos a los personajes de Marina y Paul, además de al padre de la chica y la madre de la misma, la cual tenía una relación con un hombre bastante pervertido —intentó, incluso, abusar de Marina—. Recuerdo que el final de este quedó en un viaje de Marina a Córdoba para poder olvidarse de Paul tras una enorme discusión por confundir a la hermana de este, Karen, con un affair del guiri.

Pues precisamente es ahí donde comienza la segunda parte: en Córdoba. Al poco de comenzar la novela, Marina debe viajar de nuevo a Madrid porque Verónica, su mejor amiga, parece estar enferma y ella está preocupada. A partir de ahí, todo es un embrollo detrás de otro: embarazos, borracheras, meeting con la familia en Londres (sí orberianos sí, la niña se nos hace guiri durante un tiempo), violencia de género (con la cual estoy bastante mosqueada con Marissa porque no me ha resuelto una duda sobre ese tema en la novela), peleas familiares, roces que llegan a límites insospechadas con su «querida y amada» cuñada mayor, tríos de su cuñada pequeña… Vamos, lo que viene siendo un cóctel movidito de emociones, todo ello en sus tan solo XXX páginas. Con esto quiero decir que la novela en sí ha sido de mi agrado, pero hay varias cosas que me gustaría destacar sobre ella:

— En general ha sido una historia que me ha encantado por varia razones, la primera es que es muy realista. No es la típica historia de «qué feliz es todo, algo se jode, lo arreglo con algo super romántico y bonito, otra vez final feliz». Yo llegué un punto, casi al final del libro, en el que pensaba que no iba a haber final feliz, que todo iba a derrumbarse. Eso me encanta en una novela porque no te esperas nada de lo que va a ocurrir y te mantiene con la intriga hasta el final.

— No sé a otras personas que la hayan leído, pero a mí ha habido muchas cosas que se me han quedado en el aire. Un ejemplo de ello es el supuesto trato que tenía Ángela, la madre de Marina, con el tipo que la maltrataba (del que no recuerdo ni el nombre porque alguien así ni se merece un hueco en mi mente).

— A pesar del realismo que ha tenido y de haberme encantado esa parte, a veces era tan pesimista que me daban ganas de parar de leer. Todo era malo, todo era dolor, todo era impotencia… Pero no estoy poniendo esto como un mal rasgo, al contrario. Cuando una novela me hace sentirme tan impotente por algo que le ocurre a un personaje y que me encantaría poder arreglar pegándole dos gritos —o dos guantazos— al co-protagonista, es porque esa novela merece la pena haberla leído.

— El detalle de incluir a Raúl, a pesar de que fuera el que la liara todo —no, mentira, pobrecito mío que no hizo nada—, me encantó. Cuando lo leí sentí la misma alegría que se siente al reencontrarse con un viejo amigo y eso es algo que no todo el mundo consigue transmitir con un libro. Mini punto para ti por eso Marissa.

— Lo confieso. El comienzo fue bien, pero cuando ella vuelve a Madrid tuve un momento en el que se me hizo algo pesada de leer. El anterior me lo bebí como los dioses se beben la ambrosía, pero este me costó más pillarlo hasta casi la mitad. No porque la historia no fuera buena, no por falta de detalles. Esto fue totalmente por algo personal. Cuando leo, al haber sido partícipe ya de muchas historias de amor a lo largo de mi corta vida, los momentos bonitos en exceso me resultan cargantes. Necesito que haya acción dentro de la pareja, no solo fuera. La trama con Amy es genial, pero por lo demás es tener sexo salvaje por todas partes y ser felices. Igual soy un tanto mala, pero me gusta ver a los personajes sufrir porque me encanta ver cómo resuelven las cosas y cómo la reconciliación es apoteósica.

— El punto anterior me lleva a lo siguiente: eso de que Paul arregle las cosas con sexo es un chantaje emocional y físico clarísimo. Obviando esto, he de decir que el final fue un poco… No sé exactamente qué palabra le va bien. ¿Rápido, quizás? Pasamos todo el embarazo en apenas tiempo, de pronto le perdona porque en un chasquido de dedos ve claro todo lo que durante nueve meses no ha visto y ocurre lo del ex de su madre. Me encantó que algo así pasara, pero me dio la sensación de que la autora quiso meter algo así en la trama por ser interesante y tuvo que meterlo rápido para no alargar más el libro. Creo que es el único punto negativo que le saco a la novela, que todo lo bueno, toda la intriga, va demasiado rápido —sin contar el cabreo durante el embarazo, aplaudo a Marina por tener el valor de hacer eso—.

Por todo lo demás, esta novela ha cerrado con broche de oro a su predecesora. Han pasado muchas cosas y muy rápido pero, al llegar a la última página, un vacío se me quedó dentro porque no podría volver a disfrutar de esos hermosos sweetie que Paul le suelta a Marina de vez en cuando ni del gran guiri-borde. Echaré de menos a los personajes y les he tomado un cariño especial, tanto que el mes que viene viajaré a Córdoba para asistir a un café literario y quiero ir antes para visitar la ciudad de la preciosa morena andaluza.
Por mi parte solo me queda deciros una cosa: no podéis dejar de leer esta bilogía, sobre todo si os gustan las historias románticas cargadas de dramones dignos de una telenovela mezclados con el genio y la belleza que tenemos en Andalucía. Además, haréis un viaje gratuito a Londres, que nunca está de más.
¡Hasta la próxima reseña, orberianos!

Curiosidades:
— He querido hacer esta reseña de una forma muy especial y la cual seguiré a partir de ahora. Soy una persona a la que le encanta comentar las novelas conforme las va leyendo, por lo que he abierto una entrada asociada a mi blog personal —no os molestéis en mirar mucho porque apenas lo usaba, así que poco encontraréis— donde hallareis todos los comentarios que se me fueron ocurriendo conforme fui leyendo esta segunda parte de Mírame. A partir de ahora todas las reseñas que yo realice llevarán el enlace en este apartado de curiosidades. Espero que lo disfrutéis y os riais, porque creedme, yo lo he hecho.
Comentarios: Mírame, ahora te toca a ti

El autor [información de la mano de la propia autora]:Marissa Cazpri
Nací en la madrugada del 08 de Marzo del año 1981 en Córdoba (España), ciudad donde resido junto a mi marido. Soy Técnico en Gestión Administrativa y actualmente trabajo en una asesoría fiscal.
Desde pequeña, siempre me ha gustado escribir, fantasear con personajes ficticios y perderme en mi mundo de sueños y fantasías. Nunca lo hice público pero a finales del año 2012 (empujada por mi marido y mi mejor amiga) decidí comenzar a escribir una historia y publicarla capítulo a capítulo en un blog. El resultado: Mi Protegida, el guardaespaldas de Suzanne, mi primera novela autopublicada en abril de 2014. Después de la buena acogida que tuvo (cosa que yo jamás esperaba), decidí continuar con este sueño y la misma fórmula de publicación.
En junio de 2014, mi relato titulado La Fiesta, fue uno de los 75 relatos seleccionados en un concurso convocado por el escritor Ramón Cerdá para formar parte de la antología titulada Livia.
Actualmente estoy inmersa en la creación de más historias románticas y sensuales para mis protegid@s (como llamo cariñosamente a mis lectores y lectoras).

Lo mejor de la novela: Su realismo. Todo es tan natural y realista que hace que te enganche la forma de ser de los personajes. La psicología de Paul está muy elaborada, al igual que la de los personajes secundarios y, por supuesto, de Marina.

Lo peor de la novela: La rapidez con la que ocurren algunas cosas y la lentitud de otras. Es posible que a veces la lectura se haga algo pesada, aunque luego vuelve a recuperar el tirón.

Valoraciones:
-Goodreads: 3
-Orbe: 4 orbes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s