De las máquinas de escribir a las pantallas táctiles

Ahora todos podemos sentirnos miembros de la Generación Y, o más conocida como la Generación del Milenio. Los científicos concentran las edades de esta entre los nacidos en los 80 u 85 hasta el año 2000 que da comienzo al milenio, y es que estos niños no vinieron con panes bajo el brazo, sino con ordenadores, tablets, smartphones y demás tipos de dispositivos electrónicos donde el cara a cara pasa a un segundo plano. Aviso de que si no pertenecéis a esta generación, algunos términos os pueden no ser conocidos.

Como chica que nació en esta época, siempre se nos ha enseñado a manejar un ordenador, y cuando yo empecé no es que fueran de lo más fácil. Imagina en tu escritorio una pantalla que parecía el televisor con barriga que tienes en el mueble del comedor, junto a una torre –tumbada bajo el ordenador para ocupar menos espacio- que tenía más de mil botones con una disquetera que funcionaba con muelle. Disquetera, sí. Los CDs vinieron después.  Por no hablar del teclado, que cada vez que pulsabas una tecla, te desaparecía medio dedo dentro del mismo; el ratón también era otro caso aparte. Funcionaba con una especie de bola que permitía que el ratón se deslizara sobre la superficie. Inconveniente. Muchas veces esa bolita se encasquillaba y tenías que darle con el dedo para que siguiera girando. Eso traía otro problema, tu madre pensaba que con la luz que producía el ratón al estar conectado te podía causar algún tipo de lesión, por lo que siempre que le dabas la vuelta para arreglar lo de la bola, te gritaba “¡NO LE DES LA VUELTA, QUE TE VAS A QUEDAR CIEGA!”.

Ratón De La Computadora, De Hardware, Equipo, Del Ratón

Sin embargo, hablando en experiencia propia, cuando mi padre me veía entre los disquetes y atenta a la pantalla siempre decía que eso era el futuro y que se debía enseñar fuera como fuese. Yo fui a un curso de informática, donde me enseñaron a utilizar el increíble WINDOWS 98 y después el WINDOWS XP, además de utilizar Hotmail y algunas herramientas del sistema como Paint o Wordpad. También intentaron enseñarme mecanografía, pero fue un intento fallido. Soy lo suficientemente torpe como para pulsar todas las letras menos la que debía pulsar.

Cuando me quise dar cuenta, sabía cosas como grabar archivos, pasarlos, editarlos o incluso llevar una cuenta en una red social, pero no una cualquiera, sino TUENTI, sí, la red social que ha cerrado recientemente y que formó parte de la vida de muchos jóvenes. Cuando iniciabas sesión y veías en el panel izquierdo todo lo que te habían mandado o etiquetado era lo mejor, aunque en mi caso, tampoco era mucho lo que recibía. Casi todos los perfiles se caracterizaban por tener fotos en el instituto –donde no se podían realizar-, de alguna fiesta del pueblo, algún viaje, ya fuera en familia o alguna excursión con los de la clase, y las típicas autofotos, que no selfies, mirando al infinito y con frases profundas.

Se dice también que esta generación Y también la podemos llamar Generación Peter Pan, y no es porque volemos con polvo de hada al País de Nunca Jamás, sino porque algunas acciones habituales en la edad adulta se retrasan. Eso no me extraña; la sociedad actual tampoco beneficia a los menores de 35 años –bueno, ni a los mayores de esa edad-, pero debemos intentar ver el lado positivo, ver que todo pasa por una razón, y si en esta época hay que luchar y enfrentarse a todo lo que nos ponen por delante, pues se hace.

Otro apartado que quiero tratar es el de los smartphones y sus aplicaciones. Esos móviles que sirven para todo menos para llamar. Empiezan a aparecer entre 2008 o 2009, y empiezan con un Nokia que permitía la conexión a internet a través del dispositivo. Estos fueron evolucionando, apareciendo otras marcas y modelos. Recuerdo que el primer Smartphone que tuve fue un LG, pero no era muy rentable, ya que no tenía WIFI y al ser de prepago, me dejaba las recargas en buscar perritos adorables por internet. Luego tuve el famoso Blackberry junto a sus 10 minutos de reinicio. Creo que tenía un sensor que reconocía cuando te hacía más falta el móvil, porque justo en ese momento se bloqueaba y no te quedaba otra que reiniciar. Nunca olvidaré mi BB –lo abrevio, es como yo la llamaba cariñosamente-. Me acuerdo que cuando se quedaba pillada salía un relojito dando vueltas y vueltas dentro de un cuadrado, hasta que se quitaba o reiniciabas por impaciente, y es cierto que la paciencia es algo que se ejercita al tener un BB.Teléfono, Blackberry, Pantalla, Mano, Negro, Smartphone

Especificando en las aplicaciones, Whatsapp es el top. ¿Por qué? Son las causantes de peleas de largas horas, de confusiones, de líos, problemas y la nueva forma de dejar a tu pareja. Muchas veces se piensa que cuando está en línea y no te contesta es porque está hablando con otra persona y está pasando de ti directamente. Por no hablar del doble check azul. Eso es un artilugio del mal, sobre todo para el que lleva una vida acelerada. ¿La razón? Lees un mensaje, lo dejas en visto y esa persona luego a lo mejor ni te saluda por haberlo dejado en visto.

Por no hablar del lenguaje de los emojis o emoticonos. Sí, esas caritas calvas que muchas veces utilizas para expresar tu estado de ánimo en una conversación. Una cosa es utilizarlo una vez, y otra es que toda la conversación sea con emojis. También depende con la persona con la que entablas esa conversación. Por ejemplo, entre parejas suelen abundar los besitos, corazones, caritas insinuantes, mientras con amigos suelen ser las cervezas, la caquita, la sevillana y todos esos emoticonos absurdos que están en el teclado –exceptuando el de la cerveza y el de la sevillana por supuesto-. Aunque el top es el de los tres monitos, ya que te salvan de cualquier situación. Y cuando digo cualquiera, es cualquiera. Demostrado.

Hasta aquí, mi evolución en la informática y los gadgets electrónicos. Si queréis dejarnos vuestras experiencias en los comentarios de esta entrada .


Autora: Andrea González
Correctora: Jennifer María González Vera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s