Crudo

No existió paciencia para mis dientes

ni ningún domino en tu ansiosa boca,

solo unas caricias abrasadoras

y una canción que suena indiferente.

 

Fueron mis manos las únicas creyentes

de esa promesa que dejaste rota,

de nuevo quedaría seca y agónica,

plena de ilusiones inexistentes.

 

“Te prometo que será más que un momento,

no será solo amaretto y crudo sexo.

En la mañana estaré dándote besos.”

 

Desabrochando un botón saltó el sello.

Fuimos del otro el apasionado nexo.

Mas en la mañana, no hubo un solo beso.


Autora: J. M. González Vera

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s