Miguel López Márquez: «La música puede formar parte de ti tanto como tú le dejes»

El pasado 9 de marzo, el Conservatorio Profesional de Música Manuel Carra nos abrió sus puertas para poder entrevistar a una de sus jóvenes promesas: Miguel López Márquez. Este joven malacitano de tan solo 18 años ha conseguido lo que pocos jóvenes consiguen a esta edad. Madurez, dedicación, disciplina y un sueño. Un sueño ligado al afán por querer aprender y  saber  algo nuevo cada día de unas de las artes más ancestrales de la humanidad: la música.

Delegado del alumnado del Conservatorio, flautista en sexto de profesional y prometedor director de orquesta, Miguel nos hace ver en esta entrevista que lo verdaderamente importante reside en la satisfacción con uno mismo, en no centrarse en las recompensas materiales y en rodearse de personas que te animen a conseguir tu sueño.

Cuéntanos, ¿cuándo y cómo fue ese primer contacto con la música? ¿Has tenido algún antecedente influyente en tu familia?

Se podría decir que mi primer contacto con la música fue a los cinco o seis años, en la escuela del Rincón de la Victoria. Allí comencé unos cursos previos a la enseñanza musical propiamente dicha, en la que me comienzo a formar a partir de los dieciocho años. Básicamente, todo esto vino influenciado por la figura de mi madre, quien siempre ha visto la música como un pilar fundamental y necesario en la educación infantil.

Para muchos la música solo es una afición o una simple distracción, dinos ¿qué significa para ti la música?

Obviamente, es la mayor pasión que tengo. Es lo que más me inspira y a lo que le dedico casiIMG_0777.JPG todo el tiempo que tengo. En mi vida cumple todas las facetas: es mi hobby, mi pasión, mi distracción, mis estudios, mi tiempo libre, es a lo que me quiero dedicar… Es mi todo.La música, al igual que todas las artes, puede tener todo el valor que tú le des y puede formar parte de ti tanto como tú le dejes.

¿Por qué convertirla en el eje de tu vida?

Bueno, la verdad es que hasta hace un par de años yo lo que quería estudiar era biología, era lo que más me llamaba la atención. De hecho, he estudiado el bachiller de ciencias. Pero lo que me hizo decidirme por la música, a parte de los beneficios que aporta a nivel de educación y de formación constructiva, fue su ambiente. El ambiente de los músicos siempre ha sido radiante, fresco, joven, tan lleno de cosas nuevas, y eso me ha atraído muchísimo, hasta el punto de querer convertirlo en mi ambiente y de querer formar parte de él. Es un mundo que nunca acaba. El mundo de la música siempre se llena.

De entre todas las opciones y especialidades que ofrece el mundo de la música, elegiste estudiar el campo de la dirección de orquesta. ¿Simplemente porque te gusta ser un mandón y llevar en todo momento la batuta, o hay una razón más profunda?

Es una buena pregunta [risas], porque nunca he sido especialmente mandón y jamás me he visto como líder, pero la figura del director de orquesta me atrae, y no me atrae en cuanto a su papel de dirigir, sino a que, para mí, la principal función de un director de orquesta es la de saber, esa es la que me cautiva. No es solo cuestión de liderazgo, que también, pero solo porque debes asumir un papel, siempre la principal función será la de saber y la de coordinar. También está el hecho de tener que conocer muy bien tu instrumento, porque la orquesta es un instrumento, un instrumento vivo, y hay que investigar mucho para poder hacer que suene correctamente y cree música como es debido. Esto me parece muy emocionante. El director nunca tendrá un papel principal o superior, no. En una orquesta todos son iguales, todos hacen su trabajo e intentamos hacerlo lo mejor posible, nadie está por encima de nadie.

¿Tocas algún instrumento o solo te centras en dirigirlos?

IMG-20160309-WA0001Cuando te inicias en los estudios de música debes empezar con un instrumento, en mi caso fue la flauta travesera. Soy flautista y estoy en sexto de profesional. Es un instrumento que me encanta y espero poder seguir practicándola a pesar de que, el año que viene, quiero
entrar en el superior de dirección.

¿Recuerdas la primera vez que dirigiste a una orquesta? ¿Cómo fue y cómo te sentiste?

La primera vez fue en febrero del año pasado en un curso, fue esperpéntico y muy desastre [risas], porque, obviamente, no lo había hecho nunca y estaba nervioso y muy cortado, e hice alguna que otra barbaridad [risas]. Pero, al mismo tiempo, fue muy emocionante y refrescante, una experiencia muy guay.

¿Podrías decirnos alguna anécdota divertida que te haya sucedido? ¿Se te ha escapado alguna vez la batuta de las manos?

No se me ha escapado nunca [risas]. Hay miles, no sé cual decirte, además que se pueda poner en una entrevista. Es que son todas muy burras, aunque no lo parezca los músicos somos muy burros [risas]. En definitiva, yo soy una persona muy despistada y, como ejemplo de mi despiste, puedo mencionar situaciones como cuando tocaba como flautista en un concierto, organizado por el conservatorio,  y me dejé las partituras en casa y tuve que tocar de memoria; o en otra ocasión, como director de orquesta, cinco minutos antes de salir a dirigir en el Teatro Alameda me di cuenta de que me había olvidado los pantalones del traje en casa, y tuve que pedir unos prestados que me estaban un poco regular. Creo que son buenos ejemplos de anécdotas que demuestran la barbaridad de persona que soy [risas].

¿Has participado en algunos certámenes o concursos?

No. Como llevo dirigiendo desde hace muy poquito tiempo solo he hecho algún que otro curso. También he dirigido un musical, pero a la altura de concurso no.IMG-20160309-WA0003

Con tan solo 18 años y viendo lo que has conseguido hasta ahora, ¿puedes decir que estás plenamente satisfecho o aún te espera un largo camino?

Plenamente satisfecho no estoy nunca. Sí estoy contento con lo que tengo y con lo que puedo conseguir, solo queda seguir esforzándose y ver hasta donde llego.

¿Hasta dónde te gustaría llegar como director de orquesta?

Yo creo que mi mayor aspiración es la enseñanza, siempre me ha gustado. Me encantaría dar clases en un conservatorio o formar una orquesta joven compuesta por alumnos.

Sabiendo lo difícil que es triunfar en el mundo musical, donde casi no hay salidas laborales, además del esfuerzo y el tiempo que hay que invertir en ello, ¿te has sentido alguna vez desmotivado?

Desmotivado en el sentido de querer abandonar no, nunca me he sentido así. Lo que sí te puedo decir es que me he sentido muy, pero que muy asustado, continuamente. De hecho, ahora mismo tengo miedo, no por las salidas laborales, sino por las pruebas para el superior. Hay muy pocas plazas, el nivel es muy alto y hay muchísima gente que opta a esas plazas.

¿Qué es lo que te anima a seguir y a querer más, no solo de la música, sino de ti mismo?

Lo que más me anima es la satisfacción que me da, después del estudio y el esfuerzo, los resultados que consigo. También ver lo que es el mundo de la música, compartir estas experiencias maravillosas con tus compañeros y el increíble saber que hay dentro de la música. Eso es lo que me llena de ilusión y ganas de seguir.


A jóvenes como tú que siguen un sueño ligado a un campo muy poco valorado por la sociedad actual, donde el sacrificio es enorme y las recompensas casi no se IMG_0775saborean, ¿qué consejo les darías?


El consejo que les daría es que se lo pasen bien, siempre. Que no se desmotiven y que no hagan caso de nadie que no sean ellos mismos, siempre hay que escuchar a tu propia voz. También que se rodeen de personas que les infunden ánimos y fuerzas, eso es muy importante. Que no busquen nada material, este mundo se disfruta escuchando, aprendiendo, improvisando y creando, todo lo demás viene solo y si te esfuerzas, claro. Es un mundo de satisfacción propia, de logros propios, donde lo verdaderamente importante es lo que tú mismo pienses de ti.

Según tú, ¿dónde reside el triunfo?

Yo creo que reside en la satisfacción con uno mismo, para poder pararte algún día y poder decir: «Me gusta lo que hago, me gusta lo que he conseguido, y con ello soy feliz». Y si, además, te da de comer, pues entonces has triunfado [risas].


Autora: Jennifer María González Vera
Correctora: Paquibel Sánchez Rueda

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s