Venganza a Don Juan… Confesión a Doña Inés

Vengo, con la historia de tu lluvia, de tu cielo,

que truena en venganza, en un frío mes de febrero,

y vengo, hastiada de secos y duros reproches,

que escuecen mis ojos, y luego en lágrimas corren.

 

Y siento, siento haber picado tu astuto anzuelo,

agudo y forjado por el más hábil herrero,

incrustado en los mensajes de nuestras mil noches:

“Te prometo caminos y atajos que socorren”.

 

Mas miento, si digo que la culpa es solo tuya,

que en la batalla no hubo más heridos, solo una,

y miento, cuando digo que no es ninguna cruz

sentir, día tras día, tu distante actitud.

 

Y afirmo, confirmo: gocé al tragarme tu puya…

Y tú gozaste más la humedad de mi laguna.

En mis aguas, se hundió el nuevo Don Juan andaluz,

pero, ¿Doña Inés conocerá esto en plenitud?

 

Recito: Oh, ángel de amor, que en mi apartada orilla

tu amado Don Juan anidó, oculto y a escondidas

me colmó de mimos de ron, de besos de anís,

de promesas que jamás tú llegarás a oír.

 

Lo siento, Inés, pero tu fidelidad mancilla,

no solo conmigo, con otras también anida.

No, Inés, pequeño alelí, no me miréis así,

la verdad ya está dicha, te toca actuar a ti.

 

J. M. González Vera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s