Nace la voz más completa del saxofón en Cuarteto Iberia

Hace menos de una semana, la directiva de Orbe tuvo el placer de concertar una entrevista con un cuarteto que, además de estar compuesto por cuatro jóvenes talentosos, utilizan un instrumento poco común para formar este grupo de cámara: el saxofón.

Habiéndose conocido dentro de los muros del Conservatorio Superior de Málaga, estos cuatro saxofonistas decidieron que, lo que habían descubierto en una rutinaria asignatura, podría ser mucho más que un simple ejercicio de clase. Eduardo, natural de Málaga, se encarga del saxofón alto; Luis María, de origen almeriense, tiene a su cargo el saxo soprano; Pablo, natural de Cádiz, toma como instrumento el saxo tenor; Fernando, nacido en Cáceres pero residente en San Fernando, usa el barítono como forma de expresión. De este modo, nace Cuarteto Iberia, un proyecto bastante joven creado con la intención de llevar la música que nace del viento, a través de estos instrumentos, al público malacitano.

Animados por su profesor, Álvaro Francisco Arianna del río, y, sobre todo, por el impulso de innovar y el amor hacia la música, el cual solo un verdadero músico conoce, no se lo pensaron dos veces a la hora de trasladar este ejercicio a los grandes escenarios y convertirlo, poco a poco, en un proyecto de cámara muy competente.

Desde Orbe, solo queremos animarlos a seguir hacia delante y apoyarles para que no abandonen este bellísimo sueño. Y a vosotros, queridos orberianos, os traemos una pequeña parte del formidable talento de estos jóvenes en esta entrevista.

Bueno chicos, contadnos un poco, ¿cómo os conocisteis?

Fernando: Bueno, nosotros tres Luisma, Pablo y yo llegamos al conservatorio de Málaga este año. Éramos los nuevos y, allí, conocimos a Edu, concretamente fue en la asignatura de Música de cámara y, en ella, nuestro profesor nos formó en cuarteto. Vimos que entre nosotros empezó a nacer un feeling y una conexión bastante buena. En general, había buen rollo. Al ver los buenos resultados, decidimos sacar este proyecto, esta idea, fuera del conservatorio.

Entonces, ¿la idea fue de vuestro profesor o fue por iniciativa vuestra formar Cuarteto Iberia?

Luisma: La verdad es que el cuarteto lo formó nuestro profesor, pero la idea de realizar conciertos fuera del centro fue nuestra. Quisimos que fuera algo más profesional, algo más que una asignatura.

¿Y cómo surgió esa idea de «¡Venga! Vamos a llevar este proyecto fuera de las aulas»?

L: Nos llevamos bien [risas], funcionaba, para qué más [risas].

Explicadnos un poco, ¿qué queréis conseguir con Cuarteto Iberia? ¿Cuáles son vuestros objetivos?

L: Lo que nosotros queremos es tocar y que nos conozcan.

Eduardo: Y cobrar [risas].

F: Queremos convertirnos en una formación de cámara competitiva, a la altura de las circunstancias que se puedan dar. Para nosotros es muy importante el trabajo duro, esto no es un juego, es un proyecto serio y queremos que se considere como tal.

¿Con qué apoyos habéis contado para crear Cuarteto Iberia?

IMG-20160406-WA0009.jpgE: Hemos contado con el apoyo de muchas personas, entre ellas nuestra familia y nuestros compañeros y amigos que nos han animado desde el minuto uno. Saben que es muy difícil llevar a cabo esto cuando sales del conservatorio, en las clases tienes a alguien que te guía, pero cuando sales fuera estás solo. Claro que también hemos contado con el apoyo de profesores.

F: Bueno, también tenemos que agradecerle al centro el apoyo que nos ofrece, tanto al dejarnos el saxofón barítono como al promocionarnos en conciertos fuera del conservatorio.

¿Formar este cuarteto ha sido un proyecto duro de realizar o por el contrario habéis tenido facilidades?

F: Yo creo que ha habido altibajos.

Pablo: Hombre, es difícil hacer un cuarteto que suene bien, muy difícil. Nuestra ventaja es que los cuatro contamos con un nivel de conservatorio superior.

L: Además de que los cuatro tenemos la misma musical. Nos entendemos muy bien y todos queremos que suene exactamente lo mismo.

E: Hemos tenido suerte de coincidir tan bien los cuatro. Y, encima, nos llevamos bien.

F: Sí, es cierto que, como el trabajo es constante, ha habido muchos altibajos en el sentido de que, muchas veces, tenemos compromisos que coinciden con una época en la que hay exámenes o en el centro hay actividades en a las que tenemos que asistir. Esto, a la hora de encajar los horarios, nos complica bastante la tarea, además de que los cuatro somos de diferentes cursos. Yo estoy en primero, Pablo en segundo, Luisma en tercero y Edu en cuarto. También hay que añadir el sacrificar parte de nuestro tiempo libre.

L: Mucha gente piensa que esto solo es tocar, y es mucho más que eso. Hay que cuadrar las nota y, después, ir viendo, nota por nota, que todo case y suene bien. Y esto no se consigue en poco tiempo. Nosotros nos dedicamos a estudiar individualmente lo que nos toca y, luego, estudiamos en conjunto la manera de unirlo todo y que sea perfecto.

¿Por qué elegisteis el saxofón y qué os aporta este instrumento que no os aporta otro?

L: Nosotros, en el conservatorio, estudiamos todos con el alto, que es el que toca Edu, pero luego, en el cuarteto, cada uno nos especializamos. Yo, por ejemplo, toco el saxofón FB_IMG_1460392405644.jpgsoprano. Me lo compré tras haber ahorrado muchísimo y me llamó mucho la atención porque poca gente tiene un saxofón como el mío. Siempre lo he querido tocar, desde pequeño.

E: ¡Ah! ¿Lo mismo, no? [risas] Bueno, yo toco el saxofón alto un
poco por inercia, porque…

L: Es el que sobraba [risas].

E: Siempre lo he tocado y es el que mejor se me da de los cuatro.

P: Yo toco el saxofón tenor porque me encanta su sonido en el cuarteto. Además, me lo compré en el grado medio y he tenido la suerte de poder utilizarlo en este proyecto.

F: Yo, desde que tenía once o doce años, quise tocar el saxofón barítono, pero no me dejaban hacerlo porque, a esa edad, era un retaco y el saxofón era más grande que yo, así que me podía hacer daño en la espalda. Pero, en cuanto llegué al grado profesional, lo cogí. Siempre me han gustado los sonidos graves.

Contadnos un poco, ¿qué influencias musicales tenéis? ¿Cuáles son vuestros artistas favoritos? ¿Qué música intentáis reproducir en Cuarteto Iberia?

F: Esa es complicada [risas]. Nuestra formación es de música clásica y, lo que sería del repertorio clásico del saxofón, tanto del repertorio propio para el instrumento ‒el cual tiene una historia muy reciente, de menos de doscientos años;  como una parte de transcripciones de otros estilos de músicas, ya sea música clásica, romántica o barroca. Nos movemos por este abanico. Como influencias, a nivel de grupo de cámara y de cuarteto de saxofón, pues podemos nombrar al Cuarteto Diastema y habanera.

L: También hemos tenido la suerte de asistir a Master Class y cursos internacionales impartidos por gente importante.

¿Es cierto que el músico que toca el saxofón liga más?

[risas]

L: Yo me puedo ir… [risas].

F: Esa pregunta ha ido a hurgar en la herida [risas]. Depende de qué saxo toques.

L: ¡Claro! Él coge el grande, le vas a preguntar a él… [risas].

F: Es que, claro, si nos ponemos también en la piel del jazzista… pero sí, vamos a decir que sí, se liga [risas].

L: Yo digo que está complicada la cosa, ¿vale? [risas].

¿Tenéis alguna manía antes de salir a tocar en un concierto, algún rito?

E: Pablo siempre tiene la manía de tirarme el café sobre las partituras [risas].

P: En mi caso, me tengo que desprender de todo lo que lleve en las manos y en los bolsillos: móvil, anillos, relojes, pulseras…

L: A mí, antes de un concierto, me gusta quedar un rato con ellos antes de que empiece y charlar. Esto nos hace tocar más unidos y relajados.

IMG-20160406-WA0003.jpg¿Habéis tenido alguna anécdota digna de mención en alguno de vuestros conciertos?
¿Ha saltado al escenario alguna fan enloquecida?

E: Chicas no, pero coches por encima sí que nos han saltado [risas].

F: El viernes pasado, teníamos un concierto en Almogía por la tarde y, como ha comentado antes Luisma, nos gusta quedar antes de los conciertos y pasar el rato juntos, así que nos fuimos a la playa. Volviendo de la playa, nos dio un coche por detrás y Don Luis María acabó en urgencias [risas]. Los demás acabamos con leves lesiones en el cuello.

L: Por eso lo de las mujeres… por eso no… [Risas].

F: Tuvimos que aplazar el concierto y todavía seguimos los cuatro quejándonos del cuello, menos, pero aún nos molesta.

¿Y alguna anécdota a mitad de concierto? ¿Que se os hayan olvidado las partituras o similar?

E: Con respecto a las partituras, solo lo que me hizo Pablo. Estábamos desayunando, justo antes del concierto, y yo ya tenía mis papeles súper ordenados y hechos un librito, muy organizado. Llegó Pablo y, sin querer, me tiró al suelo las partituras y el café. Al final, tuve que tocar con ellas mojadas.

L: Y no las ha cambiado.

E: ¡¿Qué voy a cambiar?! [risas].


Autora: Jennifer María González Vera

Correctora: Paquibel Sánchez Rueda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s