Encuesta: lectores VS autores. ¿Quién ganará la batalla?

Orberianos, hoy os traigo algo diferente. Después de adentrarnos en el fascinante mundo de la literatura y haber tratado con autores, es posible que algunos os hayáis dado cuenta de que, como dice el refrán: para gustos, colores; y para colores, pintores. Precisamente esta es la razón de que decidiese adentrarme en el trepidante mundo de los cuestionarios para poder enseñaros, de primera mano, en qué difieren autores y lectores en distintos aspectos.

Está claro que será algo completamente subjetivo. Las respuestas están ligadas directamente a la persona que las ha proporcionado (de forma individual) y según su criterio, por lo que pedimos, ante todo, respeto ante cualquier comentario que queráis aportar. Digo esto porque me gustaría que, si estáis interesados, comentéis lo que os parecen los distintos temas tratados. Podéis, incluso, contestar a las mismas preguntas que se van a realizar aquí.

La mecánica de la encuesta es la siguiente: colocaré, a continuación de estas líneas, los datos de los cuatro lectores y autores que han contestado a las preguntas, otorgando un color a los autores y, otro, a los lectores —de esta forma, os resultará más fácil distinguirlos—; seguidamente, vendrán las preguntas con las respuestas de los mismos junto a la inicial de su nombre y separados, un grupo del otro, por una línea horizontal.

A partir de aquí, lo único que me queda deciros es que disfrutéis y que, espero, os divirtáis leyendo igual que yo lo hice al realizar este improvisado cuestionario a todas las personas que quisieron aportar su granito de arena. Por último, agradecer nuevamente a todos los que han colaborado para hacer esta entrada posible. ¡A debatir!

LECTORES

Nombre: Menchu

Edad: 22

Profesión actual: Profesora particular de idiomas


Nombre: Eugenio Morales Castillo

Edad: 22

Profesión actual: Estudiante


Nombre: Puri

Edad: 43

Profesión actual: Desempleada


Nombre: Pedro

Edad: 49

Profesión actual: Pensionista


AUTORES

Nombre: Fabián Vázquez

Edad: Infinitamente perfecta

Profesión actual: Editor y diseñador


Nombre: Saray Santiago Fernández

Edad: 31

Profesión actual: Azafata comercial


Nombre: Bárbara Lorenzo

Edad: 33

Profesión actual: Empresaria


Nombre: Halle Grosso

Edad: 27

Profesión actual: Editor

PREGUNTAS

¿Cuál es el género que lees habitualmente?

Menchu: Poesía y arte, sobre todo arte. Pero desde pequeña me gusta leer fantasía e historia, centrada en biografías.

Eugenio: Fantasía — Ciencia ficción (en realidad todo, pero hay cosas que no sé de qué manera clasificarlas [risas]).

Puri: Romántica, aunque también thriller.

Pedro: Fantástica e histórica.


Fabián: Fantasía, tanto medieval como urbana.

Saray: Fantasía juvenil y paranormal. Aunque leo otros géneros, esos son mis favoritos.

Bárbara: Romántica y suspense.

Halle: Fantástico.

¿Cuántos libros has leído en estos últimos dos meses?

M: Cuatro.

E: Estoy terminando uno por gusto, incontables por obligación-gusto estudiantil [risas].

P: Seis.

Pe: Uno en los dos últimos meses.


F: Diez manuscritos no publicados y doce libros.

S: No tantos como me gustaría, pero unos 4.

B: Siete.

H: Por placer, dos. Laboralmente, muchísimos más.

¿En qué te fijas primero a la hora de escoger un libro?

M: Depende. Puede que vaya buscando autor o, simplemente, que me pierda entre las estanterías y mire la sinopsis de los títulos que me llamen la atención.

E: Depende: muchos, en el autor, si lo conozco; si no, por la temática y el tipo de historia que cuenta.

P: Lo primero que me suele atraer es la portada pero, sobre todo, el argumento.

Pe: En el tema sobre el que trata el libro.


F: Por orden: sinopsis, portada y las dos primeras páginas.

S: No lo sé. A veces en la portada, otras en el título, otras en la sinopsis. Algo tiene que llamarme la atención. Jamás en el autor.

B: La portada. No, antes el título.

H: Sinopsis.

¿Tiendes a descartar una novela si no te han hablado bien del autor o no es santo de tu devoción?

M: Nunca, al contrario, me interesa más. Quiero saber qué es eso que no gusta a los demás.

E: No. He leído novelas que me han hablado muy mal de ellas y me han gustado (o no), y, muchas veces, una novela no me ha gustado pero he seguido leyéndola (quizá no acabarla, en alguna ocasión) para poder criticarla con mayor conocimiento y gusto [risas].

P: No, no.

Pe: No, aunque hablen mal de él.


F: A menos que el autor sea mi archienemigo, yo lo leo todo.

S: Pues no. Y tengo pruebas [risas]. De hecho, tengo libros de autores que no me llevo muy bien que digamos con ellos, es más, uno de ellos me odia a muerte y me encanta como escribe. Así que, mis santos cojones, fui a la presentación y me tuvo que firmar [risas]. No sabía dónde meter la cabeza el pobre [risas].

B: No.

H: Para nada. Si hablan mal, tengo que saber por qué.

¿Escritor favorito?

M: Puff… No lo tengo. Tengo libros que me gustan más de algún que otro escritor, pero leo mucho Lorca y Wilde. Tengo muchos libros favoritos suyos [risas].

E: ¡Oh dioses, qué difícil! Digamos que J. R. Martin: tiene una prosa muy excelente.

P: Uff… Qué difícil. Maxim Huerta me gusta mucho.

Pe: No tengo ninguno en concreto.


F: Marion Zimmer Bradley.

S: Pues tengo varios. Pero Laura Gallego y Fedra Egea me encantan.

B: Miguel Delibes, Almudena Grandes, José de la Rosa, Alexandra Roma…

H: No.

¿Prefieres autores nacionales o internacionales?

M: Me da igual, me fijo en la obra.

E: Prefiero autores, sin más; eso sí: los internacionales, mejor en «V.O.»

P: Ahora mismo, nacionales, pero va por temporadas. Si sale algún best seller yankie de los que lee todo el mundo, allá que voy.

Pe: No me importa la nacionalidad de origen.


F: No soy racista. Menos a los suecos, lo leo todo. El de la chica con la cerilla de gasolina era sueco, ¿no? Pues esos que están mu taraos no me gustan.

S: Me da igual. Pero me gusta dar oportunidad a los nacionales.

B: Me da igual. Lo que quiero es que me guste la historia.

H: Ambos.

Sé sincero/a: ¿alguna vez te has descargado un libro de forma gratuita (entiéndase, que no sea de ninguna oferta)?

M: Prefiero libro en papel. No me descargo libros, me los pasan [risas]. Así que, supongo que sí.

E: ¡Obviamente, sí! [risas]

P: Sí, claro. Como todos.

Pe: Sí, he descargado de forma gratuita.


F: Pues claro que lo he hecho. El que diga lo contrario, miente descaradamente. Lo que pasa es que luego me dan remordimientos de conciencia y acabo comprándomelo también en digital. Incluso ahora estoy leyendo unas traducciones no oficiales (porque la editorial española no quiere continuar la saga) y a medida que leo traducción, me compro el original en inglés.

S: . Muchos. Pero ahora ya no porque sé lo que jode. Por desgracia.

B: Uno de Federico Moccia hace muuuucho tiempo. A ver si va a venir a buscarme para que le pague 😛 .

H: No. Si, por lo que sea, no he podido, he esperado el momento para poder comprarlo. Preferiblemente, en papel.

¿Qué crees que se podría hacer para reducir de forma drástica la piratería de libros?

M: Códigos. Si cuelgas un libro en la web para descargarlo, deberás completar una serie de códigos y, para desbloquearlo, debes tener una cuenta. Una que cueste dinero. De todas formas, no entiendo mucho de esas cosas… Para eso tengo a mi hermano.

E: Reducir de forma drástica los precios en papel.

P: Lo veo complicado, pero las editoriales grandes, sobre todo, que bajaran los precios. Las de editoriales pequeñas o autopublicados, considero que tienen buen precio.

Pe: Que bajasen los precios, así bajaría la piratería.


F: Podría entrar en un discurso políticamente correcto, en el que la pedagogía es algo importante. Hacer entender a la gente que escribir un libro es un trabajo, que leer un libro es cultura… bla, bla, bla. Pero el problema es que no hay solución, hay que dejar de ver la piratería como algo blanco o negro. Por supuesto que nos perjudica la piratería a los autores, pero hay que desmitificar lo de un libro pirateado, un libro no vendido. NO. el que piratea sistemáticamente y tiene librerías de más de 5000 libros que no podrá leerse en toda su puñetera vida, no tiene ni ha tenido nunca intención de comprarse un libro digital. Uno se cansa de excusas y de otras tonterías. Pero, a día de hoy, hagas lo que hagas, las descargas ilegales están ahí, sacar los libros solo en papel te limita mucho en un mundo global donde una parte del mercado, exactamente la mitad es digital. Quizás se podrían parar un poco si Amazon no tuviera unas normas tan LAXAS con la compra de sus libros electrónicos. Ya que el 90% de los libros digitales pirateados salen de Amazon.

S: Bajar los precios. Son demasiado caros. Tanto el papel como el digital. Hay gente que piratea por gusto, pero un gran número de los que se descargan, lo hace por el elevado precio.

B: Tal vez algo parecido. Kindle Unlimited en el que por un precio fijo puedas descargar cierto número de libros al mes.

H: Atacar a los servidores piratas. De nada sirve cerrar web, te abren diez más al día siguiente. Aunque pienso que, luchar contra la piratería, es una batalla perdida.


Autor: Paquibel Sánchez Rueda

Corrector: J. M. González Vera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s