Carlos Sisí, responsable de la epidemia zombi en Málaga

Madrileño de nacimiento y dando tumbos por este mundo desde aquellos locos años setenta, Carlos Sisí se ha revelado como uno de los escritores de terror más cotizados de nuestro mercado nacional. Lo que poca gente sabe es que su afición va mucho más allá de novelas sobre zombis ambientadas en su residencia actual —Calahonda— de la provincia de Málaga.

Además de haber escrito la renombrada saga Los Caminantes, Sisí también tiene publicadas otras tres novelas tituladas Panteón, La Hora del Mar y, la más reciente, Alma; tres novelas cortas con los nombres de TROLL, Edén Interrumpido y PANTEÓN: Conciencia Descarnada, y un comic, Midnight. Exacto, este malagueño de corazón ha publicado una novela gráfica llena de ciencia ficción y humor, mucho humor, con la que disfrutarán tanto niños como mayores.

Muchos pueden llegar a pensar que los juguetes solo son cosa de críos, pero Carlos ha conseguido darle la vuelta a la tortilla para convertir a estos amigos de plástico en muy buenos modelos fotográficos. En su página de Flickr podéis encontrar las innumerables fotos que ha tomado usando para ello juguetes tipo Playmobil y demás. Muchas, incluso, llegaréis a pensar que son sacadas de las mismísimas películas que retratan.

carlos-sisi-fotos-de-juguetes

Pero para qué decir más sobre este gran autor cuando lo mejor es que os lo cuente él de su puño y letra. Orberianos, es un placer para mí presentar las respuestas de Carlos Sisí a mi pequeña pluma inquieta. Espero que os guste leerla tanto como a mí redactarla.

Qué fue lo que le atrajo primero, ¿el gusanillo por la novela gráfica —conocida en los últimos tiempos como comic— o la curiosidad por las novelas literarias?

Sin duda empecé leyendo tebeos, que por entonces se llamaban así, tebeos. Leía Mortadelo, Tintín, Snoopy, Mafalda y superhéroes. Me fascinaba absorber historias. De ahí, el salto a los libros fue inevitable.

ilustracion1¿Cómo empezó su pequeña inquietud por el dibujo?

De pequeño era muy tímido y reservado. Los papeles en blanco eran mundos que se rendían a las posibilidades de cualquier lápiz que cayera en mi mano. Recuerdo que en clase me pasaba el día dibujando. Hacía tebeos y hasta películas en los bordes de los libros, que luego se animaban pasando las páginas rápidamente. Un día lo dejé, enfadado porque no sabía pintar caballos… ¡Ay!

Podríamos decir que mucha gente le conoce por la saga Los caminantes. ¿Pensó, cuando escribió la primera parte de la misma, que tendría tantísimo éxito?

Oh no, para nada. El éxito en sí fue ser publicado…, fue una sorpresa y un logro en sí mismo. Luego resultó que el libro empezó a funcionar gracias, sobre todo, al boca a boca de la gente. Supongo que tenía el producto adecuado en el momento adecuado. Pero fue estupendo. Cada día pasaban cosas. La gente te hace regalos, construye cosas con sus manos, pinta, hace cosas artísticas con los personajes, y eso te dice algo: que la historia llega y, sobre todo, que persiste más allá de sus páginas.

¿Por qué ubicarla en Málaga? ¿Qué tiene de especial esa ciudad para usted?

Fue una simple cuestión de practicidad. Los zombis ya eran un elemento suficientemente fantástico, así que todo lo demás debía ser tan real como fuera posible. De esa manera podría acercar la historia a los lectores. Era importante para mí que los escenarios fueran reales también y Málaga es una ciudad que conocía muy bien porque vivo aquí. Podía describir las calles de memoria y no solo describirlas, sino expresar cómo se sentían, los olores, cómo se perciben temprano por la mañana y tarde por la noche. Ahora que he vuelto a Málaga con el quinto volumen, estoy notando la diferencia de regresar a lugares bien conocidos: todo fluye mejor.

Además de esta, tiene una tanda de historias que no ha dejado indiferentes a los lectores. ¿Cuál serían las dos obras que más recomendaría para un iniciado en la bibliografía de Carlos Sisí?

Pues… En LEKTU tienes Edén Interrumpido y Troll por uno y dos euros, respectivamente. Son relatos largos o novelas cortas, y creo que puede ser una buena manera de saber si lo que escribo conecta contigo o no.

¿Tuvo un comienzo difícil dentro del mundo editorial? ¿Cuánto tiempo tardaron en aceptar sus propuestas, aproximadamente?

Lo cierto es que mandé el manuscrito por insistencia de mi familia; decían que la historia era buena. Yo no lo tenía tan claro, pensaba que eso de publicar era cosa de señores y señoras muy sesudos que dedican mucho tiempo de su vida a los libros, a leerlos y a crearlos. Así que lo mandé a una sola editorial y no por nada en especial, sino porque admitían envíos en email y no impresos. No quería ni hacer el gasto de imprimir la novela [risas]. Me escribieron, después de varios meses, y el contrato llegó como un año después. Ese dato es curioso: Los Caminantes se publicó en 2009 pero el registro es de principios del 2008, quiere decir que empecé a escribirlo en 2007.

¿Cómo surgió la idea de Historias con Alma, la tira cómica que protagonizan Mike y Bryan?

Ah [risas]. Es una historia bonita, mucho. Empezó con una especie de chiste visual que hice para la promoción de ALMA (adjunto) donde dos fantasmas hablaban del libro. Me gustó. Funcionaba bien como ilustración, a pesar de ser tan simple, y, sobre todo, funcionaba para lo que creía que era capaz de dibujar. Al ponerla en Facebook recogió mucha simpatía y cariño, y se me ocurrió hacer una tira al uso, con el formato de aquellas tiras de Snoopy o Mafalda que leía de niño. Había mucha calidez en las respuestas y también corazones, y risas, y sonrisas. Buen rollo, en pocas palabras. Entonces hice otra y otra. Me relaja mucho dibujar. Estaba construyendo un mundo mientras creaba las tiras, con sus normas, sus reglas, sus personajes, exactamente igual a lo que hago cuando creo una novela. En suma, era un buen trato. Yo me divertía y relajaba, y la gente disfrutaba. Luego se hicieron un poco imprescindibles para todos 🙂

1

Háblenos un poco más sobre su último trabajo, Alma.

ALMA… Es un trabajo muy personal. Quería escribir una novela de fantasmas y acabé sumergido en un mundo espiritual que, por lo general, se tacha de paparrucha, superchería, absurdo. Pero era un mundo coherente, que podía sentirse a través de las palabras de la gente que me ayudó a entenderlo, y que funcionaba. Me hizo comprender cosas, me hizo mirarme como nunca me había mirado y ahora veo el mundo con ojos nuevos. ALMA es un libro un poco especial, como resultado. A veces pienso (y me decían) que era una suerte de semilla. Sé que a muchos lectores les ha llegado mucho y que a otros les ha funcionado (más o menos) como una historia de ficción, pero sospecho que tendrá su andadura y encontrará a los lectores que tenga que encontrar. No creo que vuelva a escribir un libro como ese. Me costó demasiado.

Para finalizar, ¿nos podría contar qué ha significado para usted comenzar a deambular por el mundo de la literatura?

¡Ha sido y está siendo una experiencia, sin duda! Ha habido grandes momentos, momentos geniales, y también lágrimas, porque hay una industria detrás y siempre hay tiburones que se comportan como tales. Pero el balance es súper positivo. Me ha permitido conocer gente, crecer en lo personal, jugar mucho, disfrutar, viajar y romper varios límites que yo mismo me había auto-impuesto. Estos últimos cinco años han sido muy, muy intensos y confío en que, los que vendrán, lo serán todavía más 🙂


Datos de contacto:

Página web

Facebook

Twitter

Flickr


Autor: Paquibel Sánchez Rueda

Corrector: J. M. González Vera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s