El nuevo templo del arte malagueño: Espacio CAT

Puede que el boca a boca no hay funcionado nunca también con lo que nos ocurrió hará cuestión de un mes, cuando de labios de una amiga escuché el nombre de Espacio CAT. He de confesar que al principio pensé que se trataba de una tienda de animales, pero estaba muy equivocada, ya que este establecimiento de Málaga, situado en la calle Manrique nº 2, es el nuevo templo para el artista malagueño.

Nacido de dos de las mentes más brillantes e innovadoras que haya dado a luz la bella Málaga, Espacio CAT (o Espacio Cultural de Arte y Tatuaje) abrió sus puertas a principios de este pasado mes de abril y puso sus paredes a disposición de los jóvenes artista malacitanos, con el fin de cederles una voz para que su arte se dé a conocer. Consiguiendo con ello un éxito que cada día crece más y más. Este proyecto, llevado a cabo por las artistas Ana y Raquel, no solo ofrece un espacio para el artista, sino que también nos ofrece el arte de estas dos musas de dos formas muy distintas: mediante el tatuaje, donde la piel es el lienzo de Ana; y mediante los pinceles y los colores, con los que Raquel le da vida a cada sueño que tengas en el complemento que elijas.

Sin duda, la iniciativa joven que desprenden malagueños y malagueñas como ellas nos sorprenden más y más cada día y, como comprenderéis, no podía dejar escapar la ocasión de entrevistar a estas pioneras y hadas madrinas del arte local, quienes no dudaron en abrirnos las puertas de su estudio para poder entrevistarlas.

Orberianos, amantes del arte, enamorados del tatuaje y del color, no podéis dejar escapar la oportunidad de visitar el nuevo templo del arte malacitano: Espacio CAT.

FB_IMG_1464947004709

Para empezar contadnos un poquito qué es Espacio Cat y cómo nace.

DSC_9485.JPGRaquel: Espacio Cat es un espacio (como su nombre indica) cultural de arte y tatuaje, donde nos hemos unido dos personajes, artistas, más bien [risas], con el fin de ser una ventana donde Málaga pueda contemplar y maravillarse con el arte que muchos de sus malacitanos tienen. Nosotras ofrecemos ese espacio para que estos nuevos artistas tengan una oportunidad de exponer y con ello fomentar el movimiento artístico de la ciudad.

Ana: Además, queríamos darle otra imagen al arte del tatuaje. Apartar esa idea de un estudio siniestro y oscuro dándole amplitud y claridad, consiguiendo así que el miedo que la mayoría de la gente le tiene desaparezca y se consiga ver como el arte que es en realidad.

R: Ana no tatúa diseños de un catálogo, es totalmente original, los crea ella como buena artista que es o, a veces, viene el cliente con una idea determinada y ella lo modela y le da vida. No queremos que el cliente venga, que le cedamos un catálogo y que le digamos «elige aquí». Intentamos con esto demostrar que el tatuaje es un arte más y sacarlo de esa oscuridad.

Aparte, yo tengo también aquí mi taller de DSC_9484.JPGcustomización, que es arte en diferentes prendas —calzado, camisetas, telas, complementos—, donde yo me expreso artísticamente, a veces realizo diseños que me traen ya los clientes y otras realizo unos diseños personalizados (al igual que hace Ana con el tatuaje sobre la piel, pues yo sobre la ropa) [risas].

Y por último, como hemos dicho antes, tenemos la sala de exposiciones. Hacemos exposiciones temporales, una vez al mes y durante quince días. Está al servicio de todos aquellos artistas —ilustradores, fotógrafos, pintores— que estén interesados en mostrar sus obras. Son exposiciones conjuntas, sacamos bases para que se presenten a convocatoria, y la verdad es que este proyecto ha tenido muy buena aceptación, hay muchísima gente interesada y con mucho talento.

DSC_9486.JPGA: Yo hice Bellas Artes y la verdad es que, en aquellos momentos, hubiera agradecido muchísimo un espacio donde pudiera exponer, donde la gente viera de lo que era capaz y de que yo viera que mi esfuerzo se recompensaba exponiendo mi trabajo. Pero apenas hay lugares donde te dejen. Nuestro objetivo es ese, dar esa oportunidad que muchas veces se les niega a los artistas jóvenes.

¿Cómo se conocieron dos personajes tan talentosos como vosotras? Contadnos.

R: ¡Uf! La historia es un poco peculiar. Pues yo conocía a Ana porque ella era monitora de spinning.

A: Y Raquel era monitora de salsa.

[Risas]

A: Y, evidentemente, nos conocimos en un gimnasio [risas]. Yo ya estaba dibujando y demás, ella vino a una exposición mía y, poco a poco, empezó a surgir una hermosa amistad. Luego monté una pequeña academia de dibujo, en un localillo, y Raquel empezó a venir para que le diera clases.

R: Yo fui su alumna [risas].

A: Y ya, a partir de ahí, empezó a arrancar las primeras ideas de todos esto.

R: De hecho, Espacio Cat nació mientras tomábamos café [risas]. Todo comenzó con un «tenemos que unirnos, hacer algo diferente, algo nuevo» y en el café salió lo del espacio, y más tarde lo del cat.

A: Lo del cat salió en el coche [risas].

Comprendo que, en el caso de Ana, la pasión por el dibujo y el arte se incrementara en los años en los que cursó Bellas Artes y, más tarde, solo era cuestión de tiempo que un proyecto como este saliera a la luz, pero le faltaba el otro 50%, que eres tú Raquel, para que todo esto funcionara y se hiciera realidad. Dime, ¿cómo se impuso la pasión por el arte en una monitora de salsa?

DSC_9481

R: Bueno, ante todo yo debo decir que soy arquitecto, mi carrera fue esa, pero mi profesión frustrada era la de artista. Siempre me ha encantado dibujar, pintar, crear en definitiva. Pero, como siempre, el miedo del universitario se impuso y, como Bellas Artes no tenía salidas, acabé desechando la idea de cursar la carrera de mis sueños. Pero, como la vida tiene sus giros y sus cosas, termino arquitectura y acabo siendo artista [risas]. También he expuesto mis trabajos en varias salas de exposiciones, sé lo que se siente al igual que Ana, porque no solo te cuesta dinero el crear tus obras, sino que también te cuesta dinero exponer —y a veces una barbaridad—, y muchos artistas con un gran talento no se pueden permitir eso.

A: Y cuesta mucho encontrar un espacio que dé estas oportunidades a gente joven que esté empezando.

R: Incluso hemos tenido problemas como que, cuando yo expuse en una sala, varios amigos quisieron ir a ver mi trabajo y, cuando llegaron, se encontraron la sala cerrada sin que pusieran ningún aviso ni dieran ninguna explicación. Es lo que pasa con los jóvenes artistas. Cuando consiguen que sus obras sean expuestas, hay muy poca profesionalidad y respeto hacia ellos por el simple hecho de ser artistas nuevos sin un renombre que los avale, y suceden abusos así, y esto hay que remediarlo. Si no ofrecemos estas oportunidades ni tratamos a los nuevos pintores, escultores, ilustradores o fotógrafos con el respeto que se merecen, ¿cómo serán reconocidos los nuevos talentos y dónde tendrán la oportunidad de ganarse un renombre?

A: Todos hemos empezado por algún lado y todos hemos tenido que buscarnos nuestro huequecito. Qué menos que ofrecer ese huequecito a los que están empezando y ayudarlos.

Habéis empezado con este maravilloso proyecto hace muy poco, de hecho, inaugurasteis el 1 de abril. ¿Cómo habéis visto la aceptación?

A: La verdad, en el campo de Internet, redes sociales y demás, la aceptación ha sido buenísima. El boca a boca ha funcionado muy bien y cada vez tenemos más seguidores y, poquito a poco, vamos cogiendo fuerza. La inauguración fue un éxito, vino muchísima gente, tanto conocidos como gente no conocida, y la primera exposición que hemos hecho también ha sido un exitazo.

R: En el tema clientes también estamos muy contentas, porque seguimos teniendo exactamente los mismos que teníamos antes por la red, tanto por ambas partes.

A: Sí, lo que pasa que ahora es mejor, porque mis clientes ya son también sus clientes y los suyos también son míos [risas]. Además, la visión desde el exterior es una maravilla y llama mucho la atención de la gente que pasa. Entran muchas personas llamadas por la curiosidad para descubrir Espacio CAT.

R: Incluso más de uno ha entrado a preguntar si éramos una tienda de gatos [risas].

Ya que ha salido el tema del gato, en este caso de la gata Tinta, la gatita esfinge de Ana, os pregunto ¿por qué la habéis elegido como logo de vuestro proyecto?

A: Tinta es una gata típica de tatuadores, porque no tiene pelo, es todo piel y parece que la puedes tatuar. El secreto está en que Espacio CAT IMG-20160602-WA0014.jpgsignifica: Espacio Cultural de Arte y Tatuaje, abreviado Espacio CAT, si juntamos esto a que Tinta nos ha servido muchas veces de modelo para nuestros dibujos y de inspiración, pues adquiere el doble de significado para nosotras y se vuelve muchísimo más especial este proyecto.

R: Y es a la única gata que no le tengo alergia [risas]. Además, cogerla como logo y unir nuestros trazos de dibujos que nos caracteriza para crearla lo hace todo más personal y más original.

Ana, ya que tú eres la tatuadora te pregunto ¿el mundo del tatuaje se sigue viendo con esa aura de oscuridad, como un mundo siniestro que es rechazado, o en la sociedad actual ha cambiado algo esta visión?

DSC_9480.JPG

A: Ha cambiado, ya no se ve como antes y genera mucho menos rechazo. Recuerdo que, cuando yo era pequeña, los estudios de tatuajes eran oscuros y daban la sensación de que eran algo antihigiénico y sucio, y pensabas que ahí dentro no te iban a tratar bien. Yo tenía muy claro que mi estudio de tatuaje no iba a ser así. Yo quería algo blanco y amplio, que diera la sensación de limpieza y de un lugar que genere confianza.

Hoy en día el tatuaje se está viendo como lo que es, otra rama del arte donde expresar tu talento.

¿Aunque haya gente que diga que se trate de un arte «prostituido»? Ya que, como tatuadora al servicio de un cliente, tienes que ceñirte a su gusto y cohibirte artísticamente.

A: [Risas] Es cierto que yo presto un servicio a un cliente y me tengo que ceñir a lo que él me pide y cómo me lo pide, pero cuento con la suerte de que siempre han confiado en mi trabajo y que me han dejado llevarme el diseño que tenían pensado a mi terreno, y salen muy satisfecho con el resultado.

¿La sensación de tener una piel por lienzo te pone nerviosa?

FB_IMG_1464947907997.jpg
Tomás García (humorista malagueño) con la tatuadora Ana Fernández

A: Al principio sí, pero me encanta. ¿Qué mayor orgullo hay para un artista que el saber que va a llevar para siempre en su piel tu obra?

R: Yo llevo varias obras de ella [risas].

Raquel, háblanos tú ahora. Te mueves por el mundo de la personalización de complementos y ropa. ¿Cómo empezó todo esto?

FB_IMG_1464945743855 (1).jpg

R: Yo empecé con el papel, con acuarelas y demás. Luego llegaron las zapatillas, que las comencé a hacer para un regalo, y cuando las terminé subí una foto de ellas a Facebook. Pareció gustar mucho porque empecé a recibir bastantes encargos (y mira que te hablo de unas zapatillas del Real Madrid, algo sencillito). La cosa fue creciendo, y comencé con camisetas, sudaderas, gorras e, incluso, paredes. Y poco a poco, estoy intentando sacar una FB_IMG_1464946433253línea de ropa a mi gusto y con ilustraciones propias. Pero esto va pasito a pasito.

A: Cuéntales lo del Ponycornio.

[Risas]


R:
A ver, eso se trata de un unicornio chiquitito, que lo puedo personalizar tal y como el cliente quiera. Es bastante mono y qué mejor regalo o complemento que tener tu propio Ponycornio. Pon un Ponycornio en tu vida [risas].

Estas preguntas sí os las tenemos que hacer. Primero Ana, ¿Qué parte más extraña te han pedido que tatúes y qué tatuaje más raro has hecho?

A: ¡Esas son las preguntas que siempre me hace todo el mundo! [Risas]. Bueno, ya es que casi nada es extraño o raro, pero sí te puedo decir que me han pedido que tatúe frases provocativas en zonas, no íntimas, pero sí provocativas. Todo muy provocativo [risas]. Pero os digo que no tengo ni tendré ganas de tatuar partes íntimas [risas].  

Y Raquel, ¿Qué es lo más extraño que te han pedido que dibujes?

R: Sin duda a Putin montado en un oso con la bandera rusa debajo [risas]. Fue un poco extraño pero la camiseta ahora debe de estar andando por Rusia así que estoy muy contenta. Y luego una vecina me pidió otro encargo, pero estaba indecisa si querer a Eduardo Manostijeras o a Rapunzel, y yo decidí unirlos. De ese encargo nació una de las mejores ilustraciones que he hecho. Y por último, pero esto es muy romántico, me han pedido unas convers para una boda con la historia de cómo se conocieron los novios.

¿Y el mundo de la ilustración para la literatura no te llama la atención?

R: La verdad es que nunca me lo he planteado.

A: Yo sí he tenido la oportunidad de hacer un par de ilustraciones para un libro que publicó Laura Chico.

R: Lo que sí te puedo decir que es seguro es que voy a empezar a tatuar pronto, pero me voy a especializar en el color, watercolor, que es lo que más me gusta.

Por último, en cuanto a los artistas que han tenido la oportunidad de exponer en Espacio CAT, ¿cómo han sido sus reacciones?

R: Super agradecidos, la verdad. Y nos han dado muchos ánimos para que continuemos con este proyecto y por que sigamos creciendo. Es muy gratificante ver cómo pasa por nuestras paredes tanta diversidad artística y tanto talento, porque Málaga tiene muchos artistas novatos verdaderamente buenos, y es una pena que no se les ayude a crecer ni a enseñar su arte.

¿Cómo puede ponerse en contacto con vosotras aquellos artistas que estén interesados en exponer en Espacio CAT? ¿Qué pautas deben seguir?

R: En primer lugar, nosotras sacamos un cartel, lo ponemos por todas nuestras redes sociales, avisando de que va a haber una exposición y sobre qué. Después ponemos los plazos y nos tienen que mandar un email a EspacioCAT@gmail.com con el trabajo que quiera presentar a la exposición que ofrecemos. Hay que tener en cuenta que solo disponemos de once palés y, evidentemente, hay un filtro que selecciona los trabajos y los once que mejor se adapten al tema de la exposición, los que no hayan sido seleccionados los tenemos también en cuenta para futuras exposiciones, en Espacio CAT damos la oportunidad a todo el mundo. Tras ser seleccionados los artistas que expondrán, yo me pongo en contacto con ellos por privado para ultimar detalles y, por último, ellos mismos son los que montan su trabajo aquí, es decir, nosotras les cedemos un espacio y un palé y ellos adaptan sus obras como quieran.

A: El artista necesita un espacio y una libertad para expresar su arte y dejarnos ver su obra, y nosotras queremos dárselo de este modo.


Autora: Jennifer María González Vera

Corrector: Guillermo Ruiz Jurado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s