La Pasión contagia Sevilla

00000-3La ocasión que tuve de visitar Sevilla por primera vez no habría podido ser más especial. El pasado día 13 de septiembre tenía lugar en la Fundación Valentin de Maradiaga y Oya la inauguración de una hermosa exposición de arte: ‘La Pasión’ el trabajo fresco, colorido y dinámico de la artista portuguesa Cristina Rodrigues. Repartidas por distintos edificios emblemáticos ‒el Consulado General de Portugal en Sevilla, la Universidad de Sevilla, el Real Alcazar, la Casa de la Provincia y la Fundación Valentin de Maradiaga y Oya‒ estas obras inundan de feminidad toda Sevilla y se pondrán contemplar hasta el día 30 de noviembre. Un espectáculo y placer para cualquier amante del arte, al que le recomiendo encarecidamente que visite esta exposición.

A principios del mes de septiembre, recibimos la noticia de que Orbe había sido invitado como blog de prensa a la inauguración del trabajo de esta artista que exponía, por primera vez, en suelo español. No dudé en ofrecerme para asistir como representante, ya que no pude quedarme más sorprendida al visualizar el trabajo que realiza Cristina. Tras un esfuerzo para conseguir el transporte y reunir los datos suficientes para no perderme por Sevilla, nos pusimos en camino.

Nacida en Oporto, pero con un gran mundo recorrido, Cristina cursó sus estudios de Arquitectura y Diseño en varios lugares como Idanha-a-Nova (Portugal) o Mánchester (Reino Unido), empapándose así de distintas culturas e influencias. Actualmente, reside en Mánchester, una ciudad emblemática en el arte inglés y que le ha servido de inspiración para realizar esta exposición, sin dejar de lado sus raíces portuguesas. Ha expuesto en países como Alemania, China, Reino Unido y, con un estreno bastante afamado, expone por primera vez en España este otoño.

Los objetos del día a día son el principal material que utiliza para elaborar y transmitir su00000-2 visión artística, la cual se centra, principalmente, en el simbolismo de lo femenino. Un dato curioso sobre esto, es que el logo de esta artista es, nada más y nada menos, que un adufe, un pandero típico de la cultura portuguesa que solo es tocado por las mujeres. Mayoritariamente, Cristina se decanta por un uso del material textil como germen principal para dar forma y vida a sus creaciones. Por lo que encontraremos su arte compuesto por botellas, sillas, zapatos, cuchillos o cintas.

Me presenté en la Fundación sobre las ocho de la tarde, hecha un verdadero manojo de nervios, pues cubría por primera vez un evento fuera de Málaga. Tras identificarme, me comunicaron que la artista aún no había llegado, lo que aumentó mi inquietud. Sobre las ocho y veinte ‒ unos diez minutos antes de que empezara el acto‒ Cristina apareció junto a su marido Marco Coutinho Longo ‒a quien agradecemos desde aquí la oportunidad y la confianza que depositó en nosotras‒. Ambos me recibieron personalmente, haciéndome sentir más calmada y confiada, además de brindarme una dulce amistad que no esperaba. Tras una breve conversación, Cristina nos ofreció a Orbe, en primicia, varios minutos donde tuve la oportunidad de realizarle unas preguntas que os dejo a continuación:

img-20160914-wa0006

¿En qué te inspiraste para utilizar el tejido en tus obras?

Soy portuguesa, pero he estado viviendo en Mánchester durante siete años. Puedo decir que ambas influencias culturales están muy presentes en todo mi progreso, y en las dos, el tejido siempre ha tenido una estrecha relación con la mujer. Siempre ha sido trabajado y tocado por manos femeninas, ha formado parte de su historia. Para mí la mujer es el eje central de mi trabajo.

00000.4.jpgEn el panorama cultural español respecto al portugués, ¿hay diferencias?

Ambos panoramas los veo bastante similares. Estuve en Sevilla en 2007 para hacer un máster y la cultura que posee es muy parecida a la portuguesa. Hay diferencias, por supuesto, pero son casi iguales. En cuanto al papel de la mujer, en ambas culturas es muy parecido.

Respecto a la difusión de la cultura en comparación con Mánchester, ¿cómo ves la situación?

Es la primera vez que expongo en España. He expuesto antes en China, Alemania e Inglaterra, pero jamás en suelo español. Así que necesito un poco más de tiempo para saber cómo es la difusión del arte en esta cultura y, así, poder compararlas con otras.

A la hora de apostar por el arte, ¿cómo ves a la cultura española?

En España las personas son muy apasionadas. Es un pueblo al que le apasiona el arte y la cultura. Esta es la idea con la que parto de Sevilla, pues todas las experiencias han sido muy buenas y me parece que los españoles sí apuestan por el arte.

img-20160915-wa0006

Sin duda, Cristina es una de las personas más amables y simpáticas con las que he tenido el placer de encontrarme en este mundo orberiano. La alegría y energía que puede transmitir con una sonrisa y la disposición que nos ofreció durante todo el evento fueron inmejorables.00000-1

El acto de inauguración empezó sobre las 20:50, en el que estuvieron presentes el presidente de la Fundación, D. Valentín de Madariaga Parias, el cónsul general de Portugal en Sevilla, Jorge Monteiro, y el comisariado de la exposición, José Lucas Chaves Maza. En ese acto se comunicó el agradecimiento a las empresas portuguesas que han trabajado junto a Cristina: como es la empresa de zapatos Falcon y de licor Beirão, junto a algunas más patrocinadoras. Además, Cristina quiso hacer público lo abrumada que se sentía al haber recibido tanta ayuda para promover su arte y para llevar a cabo aquella exposición, sin olvidar su agradecimiento especial hacia su marido Marco, su gran apoyo. También se hizo público el significado y el fin que pretendía conseguir el trabajo artístico de la artista, el procedimiento que se llevó a cabo y las razones por las que img-20160914-wa0007se había elegido Sevilla como la sede que acoge ‘La Pasión’. Tal y como dijeron «¿Qué mejor tierra hay para acoger la simbiosis folklore de la Península Ibérica, la pasión que inspiran las mujeres de estas culturas, que el suelo andaluz?»

Tras el evento, pasamos a ver la exposición, la cual me resultó fantástica. La explosión de la mezcla de colores de sus obras se me quedó implantada en la retina, era imposible apartar la vista de ellas. Las cintas, las botellas, los zapatos o las sillas ya no eran simples objetos sin sentido y con un uso determinado, ahora eran arte. Pude contemplar una gran tendencia hacia la cultura popular portuguesa, hacia la vida cotidiana de este país y hacia el legado de sus habitantes. Todo me transmitía el aire de Portugal: desde los colores hasta los objetos, incluso su calculada elaboración y colocación en el espacio; pero, sobre todo, me transmitían los años de historia del género femenino. Mulher: el germen de todo, la razón de aquel arte: la naturaleza de Cristina.


Autora: Andrea González Jiménez

Correctora: Jennifer María González Vera

Colaborador: Francisco Miguel Rico López

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s