“La pintura es un estado del ser… Todo buen artista pinta lo que es” – J. Pollock

El nombre de Jackson Pollock siempre ha resonado con especial interés en mi cabeza. Más que otra, la razón principal de la atracción que siento hacia él es por la ambigüedad de sus obras, las cuales parecen nacidas de la casualidad y el sinsentido; pero, indudablemente, están creadas a partir de una planificación muy calculada.

A principios del siglo XX, el arte plástico ‒sobre todo la pintura‒ comienza a experimentar un cambio influido por el impresionismo y las vanguardias de finales del siglo XIX, donde se tiende a plasmar el mundo interno del pintor a través de las obras y se abandona la ilustración realista del mundo que lo rodea, dando un significado más individual y sentimental a la pintura. Un cambio que supondrá una verdadera revolución en el arte.

Tanto Jackson Pollock, como Picasso o Modigliani serán grandes pioneros de este movimiento, cada uno con su seña inigualable condicionada por el ambiente cultural que los rodeaban. Pero ¿qué hay de las mujeres que tuvieron el valor de introducirse en el mundo de la pintura monopolizada por el género masculino? ¿Existían artistas femeninas dentro del expresionismo abstracto? Por supuesto que sí, y no eran pocas. Entre ellas podemos encontrar a la afamada y polifacética Frida Kahlo, a Gertrude Morgan, Débora Arango o ‒la neoyorkina y protagonista de este apartado‒ Lee Krasner.

He de confesaros que, en un principio, este artículo iba a tratar de la vida y obra de Jackson Pollock, puesto que mi ciudad, Málaga, recibió un préstamo de una de sus obras (Mural) que se expuso en el Museo Pablo Picasso, consiguiendo, de este modo, que el expresionismo abstracto americano se uniera con el español. Haber podido contemplarla fue una verdadera suerte y una absorción de cultura que me animó a indagar más en su arte y en su vida personal, conociendo de esta forma a Lee Krasner, una pintora que, al igual que Pollock, se convirtió en un referente para la pintura expresionista del siglo XX. Además de ser la esposa de este artista tan popular.

4.00.jpg
Mural – J. Pollock. 

Nacida en Brooklyn, Lee Krasner pertenecía a una familia de inmigrantes que, años antes, había viajado desde Rusia hacia Estados Unidos en busca de un futuro prometedor, lleno de libertad y grandes oportunidades. Deseo que se les concedió en la formación profesional de su hija, quien desarrolló rápidamente una habilidad innata para el arte, además de un fuerte interés hacia las nuevas vanguardias que aparecían a comienzos de los años veinte.

4-7Tomando como grandes referencias a genios de la talla de Matisse o Picasso, Krasner comienza a indagar en el nuevo expresionismo que inundaba las escuelas de Bellas Artes de todo el mundo. De este modo, descubrió que este era el estilo con el que se sentía cómoda, uno donde el sentimiento del pintor, sus pensamientos y descubrimientos, se plasmaran a través de una pintura nada convencional, donde existe un acercamiento con el público y una invitación a una reflexión conjunta. Desaparecen las formas concretas y aumenta la presencia de los colores, la geometría y la curva, sobre todo, se podría decir que Krasner siempre tuvo una gran influencia e inspiración en los motivos vegetales, los cuales parecen estar muy presente en sus obras. Comienza, así, un periodo de indagación y búsqueda.

4-6

En esos años, la abstracción lo abarcaba todo y nada al mismo tiempo, lo que hacía que este nuevo movimiento se convirtiera en una floreciente demanda cultural y en un impresionante hallazgo de grandes talentos que comenzaban a darle al arte un significado nuevo.

Krasner, comenzó a exponer sus obras en la década de los cuarenta junto a otros artistas prometedores que también utilizaban el expresionismo abstracto como lenguaje, entre los cuales se hallaba Jackson Pollock. De este modo, ambos coincidieron en una nueva visión para el mundo confeccionada desde un pincel que rechazaba el realismo y la ilustración exacta, lo que desenroscaba por completo la tuerca que definía el sentido de perfección.

4-5

4-1Una vez que contrajo matrimonio con Pollock, Krasner trabajó a la sombra de uno de los artistas más influyentes que ha dado Nueva York y bajo el dominio de un hombre alcohólico, incapaz de controlar sus impulsos violentos y a quien la fama desbordó hasta su trágica muerte en un accidente de tráfico. A pesar de estos incidentes, ambos pintores se influenciaron mutuamente, sirviéndose de inspiración para consolidar el estilo artístico de la abstracción neoyorquina.

Tras la muerte de Pollock en 1956, Krasner se mantuvo inactiva durante un largo periodo,

Krasner
Lee Krasner with an early version of “Stop and Go,” ca. 1949. Archives of American Art, Smithsonian Institution.

aunque colaboró en todos los eventos y exposiciones que se realizaron para conmemorar la memoria y el talento de su difunto esposo. Estas retrospectivas se llevaron a cabo tanto en museos de Nueva York, como en los museos de arte de Londres, lo que afianzaba la fama mundial de uno de los padres del expresionismo abstracto americano.

Cuando comienza a retomar el hábito de la pintura, deja ver que su estilo ha cambiado ligeramente. En esta nueva etapa, Krasner deja vislumbrar en su pintura algunas formas más definidas, además de otorgarles unos colores más uniformes. Con esto, comienza a encontrarse de una manera más íntima, sin la influencia que ejercía sobre ella el ambiente que rodeaba a su marido, ni sus obras, ni su estilo. Encontramos en esta etapa una Lee Krasner mucho más auténtica y dispuesta a luchar por verse reconocida como uno de los mejores talentos del siglo XX.

4-8

Desgraciadamente, Krasner muere a la edad de 75 años, en 1984, mientras que se preparaba una retrospectiva de todos sus años de trabajo y esfuerzo por verse como algo más que la sombra de Jackson Pollock, como la madre del expresionismo abstracto que era. Al fin, aunque fuera tras su muerte, con esta exposición que abarcaba toda su etapa pictórica productiva, se la reconoció como una de las grandes pioneras y genios de este movimiento artístico.


Autora: Jennifer María González Vera

Correctora: PaquiBel Sánchez Rueda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s