Alejandro Dumas, una de las figuras más importantes de la literatura francesa

«No hay ventura ni desgracia en el mundo, sino la comparación de un estado con otro, he ahí todo. Sólo el que ha experimentado el colmo del infortunio puede sentir la felicidad suprema. Es preciso haber querido morir, amigo mío, para saber cuán buena y hermosa es la vida.» – Alejandro Dumas

Alejandro Dumas, uno de los grandes literatos franceses, tiene una vida un tanto desconocida para muchos y fascinante para otros. Para empezar, no solo fue famosa su persona, sino que su familia estaba plagada de hombres de honor, comenzando por su padre, el conocido como Conde Negro.

el-conde-negroThomas-Alexandre Dumas nació en Haití (1762), fue vendido por su padre, recuperado de nuevo y trasladado a Versalles, donde se entrenó en el arte de la esgrima. Durante la revolución, y siendo ya soldado raso, consigue ascender hasta convertirse en el primer general negro dentro de un ejército en occidente. De no ser por la destrucción de la misma en los cuarenta por el ejército nazi, aún hoy conservaríamos en París una estatua erguida en su honor. Lo que sí podemos ver actualmente es un grabado con su nombre en la columna veintitrés del Arco del Triunfo.

Teniendo Alejandro cuatro años, Thomas murió de cáncer, pero perduró en la memoria de su hijo, sirviéndole de inspiración para novelas como El Conde de Montecristo o Los Tres Mosqueteros (al menos, eso es lo que afirmó hace poco el periodista Tom Reiss en su libro El Conde Negro).

«Hay mujeres que quieren tanto a sus maridos que, para no usarlos, toman el de sus amigas.» – Alejandro Dumas

La pensión con la que su madre quedó era tan baja que Dumas tuvo que trabajar como mensajero, vendedor de tabaco o pasante de notario. Su don de gentes le convirtió en un joven cotizado entre las muchachas de su edad (aunque tampoco es que él se hiciese de rogar, pues las buscaba a todas horas). Allá por el 1822 visitó París por primera vez y quedó tan encantado con la cultura de la capital que terminó por pedir recomendaciones a los conocidos de su padre —Borbones en su mayoría— para instalarse allí. Justo un año después, comienza sus trabajos al servicio del Duque de Orléans como escribano. Fue entonces cuando dio el pistoletazo de salida como escritor.

Su primera obra, un vaudeville, vio la luz en 1825 con el nombre de La caza y el amor, y apenas tardó en sacar una novela: Blanca de Beaulieu. Cinco años después, su obra de teatro Enrique III y su corte obtienen una gran fama, pero no será hasta 1831, con Antony, cuando alcanza el primer éxito de su vida. Muchos están, incluso, convencidos de que fue Alejandro quien introdujo el Romanticismo en el teatro francés.

¿Recordáis que antes comentaba la notoriedad de su familia? Pues justo entre estas exitosas obras nació su ópera prima: Alejandro Dumas hijo, fruto de su romance con Marie-Catherine Lebay. A pesar de ello, no fue su único vástago, pues Dumas frecuentaba varias amantes con las que llegó a tener una prole bastante notable. Gracias a Dios, su fortuna iba en aumento cuanto más creaba, por lo que pudo mantenerlos a todos y, además, construirse un castillo con el nombre de Monte-Cristo.

«Si dais la impresión de necesitar cualquier cosa, no os darán nada; para hacer fortuna es preciso aparentar ser rico.» – Alejandro Dumas

A partir de su éxito con Antony, viajó por países como Italia, Bélgica y Alemania, de los cuales salieron varios diarios de viajes que serían igual de cotizados que sus obras. Prolífico como era, no se conformó solo con el drama, por lo que el trabajo se le acumuló y tuvo que pedir ayuda a una especie de colaboradores. Entre ellos destaca Auguste Maquet, interventor en varias de sus más conocidas. Por ejemplo, en Los Tres Mosqueteros, fue él quien encontró el manuscrito de las Memorias de D’Artagnan y el que realizó el trabajo de documentación histórica, dejando a Dumas la tarea de darle forma a la novela.

En 1846 plasmó en sus dos obras, De París a Cádiz y La Veloce, sus andanzas tras la invitación que el ministro de Instrucción Pública de Francia, M. de Salvandy, a que visitara Argelia. Acompañado por su hijo y varios amigos, descubrió todo un mundo nuevo antes de volver a París para seguir amasando su enorme fortuna a través de fiestas y cenas. Aun así, siempre estaba endeudado por los excesos en los que vivía, tanto él como todas sus amantes e hijos, a los cuales mantenía en el castillo mencionado con anterioridad.

Precisamente esta fue la razón de su asedio a Bruselas en 1850, donde concluyó sus Memorias. Al volver, fundó el Théâtre Historique, pero apenas duró cuatro años hasta su bancarrota; igualmente ocurrió con el semanario Le Monte-Cristo, que duró tres años. Desde luego, nuestro escritor no era un hombre de finanzas: lo suyo era la literatura.

«¿Cómo es que, siendo tan inteligentes los niños, son tan estúpidos la mayor parte de los hombres? Debe ser fruto de la educación.» – Alejandro Dumas

Alejandro Dumas escribió alrededor de doscientas cincuenta y siete obras, además de unas setenta y cinco obras de teatro, por lo que me es imposible incluiros todas en este artículo recopilatorio. Lo que sí puedo aseguraros es que, a pesar de la vida decadente que tuvo nuestro autor a partir de su auge, fue uno de los mejores escritores jamás conocidos y cuyas obras, aunque extensas, son dignas de mención y lectura (aunque os lleve meses esta ventura).

imagen-de-marimarina
Fotografía de Marimarina


Este enorme escritor falleció el cinco de diciembre de 1870 por un ataque al corazón en la casa de campo de su hijo en Puys, ya que no pudo regresar a París por la guerra con Prusia que se libraba en ese tiempo. Desde el treinta de noviembre de 2002, sus restos se encuentran en el Panteón de París, además de un monumento en su nombre alzado en la Plaza de Malesherbes, diseñado por Gustave Doré. Junto a Dumas, descansa su personaje más conocido hasta la fecha: el mosquetero D’Artagnan.

«La vida es tan incierta, que la felicidad debe aprovecharse en el momento en que se presenta.» – Alejandro Dumas.


Autor: Paquibel Sánchez Rueda

Corrector: J. M. González Vera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s