Desde el cielo francés vuela una voz

La cultura musical que ha ofrecido Francia durante la historia es un verdadero cosmos sin final. Cuna de grandes compositores y metas de otros tantos, la corte parisina de los siglos XVI y XVII comenzó a promover el amor y la admiración hacia este arte dentro del mundo europeo. Fueron tiempos en los que, si querías ser un gran compositor y que tu talento se reconociera, debías pisar París; concretamente Versalles.

Serge GainsbourgA pesar del paso de los siglos, Francia continuó siendo una gran influencia en la música. Aunque es cierto que podríamos calificar la ópera y la lírica como los grandes pilares de tal cultura, el movimiento musical francés no se quedó estancado0-5zaz en estos géneros y apostó por absorber todas las influencias
extranjeras, dándonos grandes composiciones y voces como las de Serge Gainsbourg ‒el talento más polifacético que ha podido tener Francia‒ o el afamado pequeño gorrión de París, Edith Gassion, más conocida por Edith Piaf.

Estos artistas inundaron la Francia del siglo XX con sus melodías, de las que tendríamos que destacar Non, Je Regrette Rien de la linda Edith Piaf, convertido en himno popular y mundial capaz de reavivar nuestras fuerzas para seguir caminando en esta vida. Pero, actualmente, ¿qué nos ofrece el mundo musical francés? ¿Qué voz podría convertirse en el nuevo viento encargado de llevar la esencia francesa allá por donde sople? A mi parecer, esta nueva brisa resurgió hace unos tres años en la cantautora Isabelle Geffroy, más conocida por su nombre artístico: Zaz.

0-1zazNacida en la ciudad de Tours, Zaz comenzó desde una edad muy temprana a mostrar una gran habilidad para el mundo musical y una enorme pasión hacia este, así que decidió enfocar su vida estudiantil hacia la música. Podríamos decir que la genialidad de esta chica comienza en el momento en el que se atreve a desempolvar estilos musicales del siglo pasado ‒como es el caso de su mayor influencia, el gypsy jazz‒ y fusionarlos con la canción francesa o chanson, un género musical francés inspirado en el triángulo temático del amor, la crítica social y la situación política del momento.

De este modo, Zaz salta a la fama en el mundo de las redes sociales con la canción Je veux (Quiero), una canción que critica el gran sueño materialista del triunfo y las riquezas que, actualmente, inunda las mentes de la población más joven. En ella nos recuerda que son las pequeñas cosas, las más simples y las que vienen directamente de las personas, del sentir humano, las que nos vuelven plenamente ricos y las que nos permiten disfrutar del verdadero sentido del verbo vivir. Así, y gracias a su espíritu vivaracho, libre y rebelde, Zaz nos va a enseñar, con sus letras y su voz, el enfoque tan equivocado sobre la vida que poseemos.

Su fama comienza a subir como la espuma y, ni corta ni perezosa, aprovecha esto para transmitir su modo de vida, sus ideales y su lucha a través de poesía cantada, asegurándose de que su carrera no sea flor de un día y que sus mensajes no queden en el silencio. La curiosidad por Francia comienza a vibrar en el público joven, y es Zaz la que lleva la voz cantante en este movimiento cultural que, no solo llena Europa, sino también el resto del mundo. Comienza así un nuevo interés por el aprendizaje del idioma, por visitar las tierras galas y por investigar la historia literaria, musical y artística del país.

0-3zaz

Otro single muy afamado de esta nueva revolución es On ira (iremos), donde funde las diversas culturas mundiales en una promesa de visitar lo más grandioso de cada una de ellas y con la que nos muestra que la genialidad del ser humano se encuentra en aceptar y disfrutar estas diferencias. Aprender de ellas, de las experiencias que nazcan en nosotros, y mejorar con ello tiene que ser nuestro objetivo principal. En uno de sus versos ensalza la suerte que poseemos, hoy en día, de poder estar tan comunicados y de la instantaneidad de respuestas que nos permite este siglo, con lo que nos anima a aprovecharlo de un modo beneficioso para crecer como personas.

Es necesario añadir que, al igual que múltiples intérpretes y cantautores, Zaz también ha realizado varias versiones de canciones clásicas, donde la más famosame atrevería a decir que es Sous le ciel de París (Bajo el cielo de París). En ella se condensa toda la fama y toda la magia que posee esta emblemática ciudad bajo unos versos que, décadas antes, ya había cantado la misma Edith Piaf. ¿Quién podría decir que toda la esencia de París, toda la esencia francesa, cabría en una canción?

Además de estas fantásticas melodías ‒que os animo a escuchar‒, Zaz ha colaborado en numerosas ocasiones con otros cantautores de distinta nacionalidad a la francesa. Entre ellos se encuentra nuestro afamado Pablo Alborán, quien la acompañó en varios conciertos tanto en su gira francesa, como en la española.

0-4zaz

Tal vez, en esta semana cultural francesa, no podamos llevaros físicamente a estas tierras donde grandes filósofos, pintores, escritores y músicos desarrollaron su talento y modelaron, aún más, la legendaria fama de Francia. Pero, por lo menos, lo que sí que esperamos es que aprendáis un poco más de esta cultura vecina, que vuestra curiosidad se avive y que, muy pronto, os surja la posibilidad de visitar esa hermosa tierra, conocida como el refugio de las luces y del amor.

Être Parisien, ce n’est pas être né à Paris, c’est y renaître” 

Ser parisino no es haber nacido en París, sino renacer allí.

Sacha Guitry


Autora: Jennifer María González Vera

Correctora: PaquiBel Sánchez Rueda 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s