Laura Maqueda, la joven promesa de la literatura romántica

Intrépida, con ilusiones y muchas ganas de entregar sus conocimientos al mundo. Así es nuestra autora de hoy, Laura Maqueda. Sevillana de nacimiento, esta mujer ha conseguido lo que muchos desean, pero pocos obtienen: publicar varios títulos en una editorial que, poco a poco, va tomando posiciones dentro del ranking español.

Desde pequeña, su inquietud por las letras la llevó a escribir varios cuentos, relatos y demás en la red, sin atreverse del todo a contribuir al mundo de la literatura. Hasta hace un año, cuando una muy buena amiga la convenció para que contactase con distintas editoriales e hiciera lo que muchos intentamos: probar suerte y esperar. Al poco tiempo, su sueño comenzaba a realizarse en forma de manuscritos aceptados.

Érase una vez en Londres, su último pequeño tesoro, está revolucionando el mundo de la romántica. No me extenderé hablando de él, ya que esta tarde podréis tener la reseña en la que comentaremos detalles en profundidad, pero os adelanto que su creciente fama está justificada con creces.

Una escritura fresca, juvenil y revitalizante es lo que ofrece esta joven autora con la que os dejo, ya que, como siempre digo, nadie se expresa mejor que uno mismo cuando se trata de hablar sobre tu propia persona. Gracias a Laura por concedernos la entrevista y ser tan rápida y diligente con sus respuestas. Esperamos que siga cosechando el éxito que la persigue desde hace un tiempo.

Comencemos por el principio: explícanos cómo es eso de que comenzases a escribir por la serie televisiva española Los hombres de Paco.

¡Qué historia! [risas]. Empecé a escribir casi por casualidad, de estas veces en las que pasas un verano súper aburrido y no sabes qué hacer con el tiempo. Yo tenía diecisiete años y estaba enganchadísima a Los hombres de Paco y, claro está, fui una de las muchas enamoradas de Hugo Silva. Un día me dio por registrarme en uno de esos foros en los que se comentan las series; se llamaba Un lugar en el mundo y fue ahí donde comencé a escribir pequeños relatos que yo me imaginaba con los protagonistas de la serie. De hecho, todos los «pacos» fueron los protas de mi primera novela terminada, ¡y era de época!

¿Por qué la época victoriana? ¿Qué tiene que te atrae tanto?

Porque me parece un período muy romántico. Los vestidos, los bailes, la intensidad de sentimientos, las imposiciones sociales, las tramas… ¡hasta los chismes! Puede parecer que ya está todo escrito en la novela romántica en la época victoriana y, sin embargo, todas volvemos a caer una y otra vez en ellas. Me encanta leerlas, me encanta escribirlas. Siempre he dicho que nací en la época equivocada, aunque ahora que lo pienso… ¡seguro que me hubiera tocado ser la hija del mesonero en lugar de una lady!


¿Hay alguna historia que hayas querido plasmar en el papel, pero no te atrevías por alguna razón (no era tu estilo, no sabías si a tus fans les gustaría, no te sentías cómoda del todo…)?

Me encantaría escribir una novela histórica. No una novela romántica con un telón de fondo que se refiera a una época pasada, sino una completa novela histórica. Puede que algún día lo haga, pero por el momento prefiero esperar. La historia hay que tomársela con calma, hay que documentarse, estudiar… No quiero lanzarme a la aventura sin estar cien por cien segura de lo que estoy escribiendo, así que, sí, la novela histórica sería mi proyecto a largo plazo.

¿Utilizas la literatura para que tus alumnos se interesen por la asignatura que impartes?

Siempre que puedo hago alguna referencia a la literatura, claro. Pero también depende de los niños y de las costumbres que tengan o lo que vean en casa. He tenido alumnos a los que ha sido imposible conseguir que lean una historia pequeñita; a otros, en cambio, había que quitarles el libro de las manos para que hicieran los deberes. Siempre me gusta utilizar una actividad que me enseñaron en el colegio: durante la semana mis chicos y yo pensamos palabras que nos gusten, que nos llamen la atención, y cuando hemos reunido diez el objetivo es crear una historia con ellas. Os sorprendería la imaginación tan fértil que tienen los niños. ¡Salen unas historias geniales!

¿Cómo fue la experiencia de publicar tu primera novela?

Publicar una novela a través de una editorial es difícil. Envías montones de correos, algunos son contestados para decirte que te agradecen el interés pero que tu propuesta no encaja en el catálogo de la editorial, pero la mayoría de las veces no obtienes respuesta. Eso sí, cuando suena el teléfono es genial. ¡Pero piensas de todo! ¿Valdrá la pena? ¿Querrán estafarme? ¿Me costará dinero? ¿Y si no les gusta? ¿Y si es un fracaso? ¿Y sí? ¿Y sí? Tuve la suerte de cruzar mi camino con el de la Selección RNR y Ediciones Pámies, y no puedo estar más contenta. Al principio me asustaba adentrarme en este mundo, pero me apasiona escribir. Mi cabeza no para quieta y mis dedos piden a gritos escribir una historia tras otra. La verdad es que, entre autoras, editores y demás, formamos una bonita familia. Pero siempre digo que antes de lanzarse a publicar, hay que sopesar muy bien todas las cosas y asegurarnos de que merecerá la pena.

El éxito es innegable y cada vez va a más. ¿Esperabas algo así cuando comenzaste?

¡Para nada! Yo pensaba que sólo me leerían mi familia y mis amigos. Con suerte, a lo mejor lograba atraer la atención de algún lector perdido [risas]. No me esperaba que el público recibiera tan bien las historias de Phoebe y Marcus, y la de Julian y Míriam. Si algo he conseguido, por poquito que sea, para mí es todo un triunfo y es todo gracias al lector.

mz95onoa_400x400Últimamente está muy de moda usar «musos», actores o modelos en su mayoría, para inspirar a las escritoras en sus trabajos de romántica. ¿Cómo ves esta tendencia?

Tiene su gracia. Es curioso porque cuando estoy escribiendo, en mi cabeza aparecen los protagonistas con el físico y los rasgos con los que yo los he imaginado, pero nunca tienen un rostro definido. Sé que son ellos y acaban convirtiéndose en unos viejos conocidos que me acompañarán siempre. Sin embargo, si tomo como referencia a algún actor o modelo es porque los lectores me lo piden. Quieren saber cómo es cada personaje, cómo me lo he imaginado yo o a quién se parece. Pero siempre lo digo, la mente de cada uno puede imaginarse a quien quiera mientras lee la novela.

En tu último trabajo, Érase una vez en Londres, cuya reseña podremos disfrutar esta misma tarde, hablas sobre una chica andaluza que se embarca en la aventura de ir hasta el país anglosajón a través de una agencia y es estafada. ¿Existen muchos casos como este en la actualidad? No pregunto por lo de encontrarse con un modelo rico porque de eso sí que hay pocas posibilidades.

¡Oye, nunca se sabe! [Risas]. ¿Y si probamos a irnos y nos damos un paseo por Belgravia o Mayfair? ¡Lo mismo nos encontramos a David Gandy a la vuelta de la esquina! 😛 Para mí, aquellos que se van a otro país en busca de un futuro que no encuentran en casa son unos auténticos valientes. Supongo que habrá existido algún caso en el que alguna agencia sin escrúpulos haya jugado con los sueños y esperanzas de mucha gente, pero espero que no hayan sido en demasiadas ocasiones. Hay muchísimas agencias que ayudan a chicos españoles a buscar un trabajo y a establecerse en otro país. Y si los ayudan y a ellos les funciona… ¡olé por ellas! Ojalá Míriam hubiera tenido esa suerte… ¿o mejor no? 😛

¿Cuál es el mayor sueño que tienes actualmente?

Poder seguir escribiendo como hasta ahora; que el lector quiera seguir leyendo mis novelas y siga disfrutando de ellas. Aunque sólo las lean una sola persona, para mí ese es el verdadero regalo de todo esto.

¡Y que venga a buscarme David Gandy! No es mucho pedir, ¿a qué no?

¿Futuros proyectos?

Estoy trabajando en una novela que tuve que dejar aparcada para terminar la segunda parte de Érase una vez en Londres. Es un proyecto muy bonito y al que le tengo mucho cariño. Su protagonista es un hombre real, un buen amigo de toda la vida que tiene el cielo ganado conmigo. Es una historia muy tierna y divertida de la que espero disfrutéis muchísimo.

¿Después? Algún proyecto por ahí hay. Lo que sí puedo adelantar es que ya hemos visitado Londres y que seguiremos viajando por Europa en próximas novelas 😉


DATOS DE CONTACTO

Facebook

Twitter


Autora: Paquibel Sánchez Rueda

Correctora: J. M. González Vera

Anuncios

Un comentario en “Laura Maqueda, la joven promesa de la literatura romántica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s