Nace el jazz en las entrañas del Cervantes

Se podría decir que añoraba la sensación del frío traspasándome la tela vaquera de los pantalones, pero tampoco me gusta sentirme como un pollo chico pidiendo desesperadamente una pimienta que llevarse al pico para entrar en calor. Aun así, a pesar del aire helado, amo noviembre por sus noches ahumadas de castañas y por la invasión, siempre fiel, del Festival de Jazz.

La calle Larios rezuma una vitalidad exuberante de sábado noche, donde se percibe en los ojos de los transeúntes el deseo de ver ya todas esas luces navideñas resplandeciendo como estrellas. «El próximo 24, la traeré aquí y, en el momento que enciendan el alumbrado, le pediré que se case conmigo» explica un muchacho a su madre que se encontraba a mi lado. La verdad es que Málaga está llena de historias hermosas si nos paramos por unos segundos y aprendemos a escuchar.

El tiempo casi roza las siete de la tarde cuando por fin mi entrañable opción C para el plan del sábado noche aparece. Tras saludarnos, paseamos por la avenida en busca de una cafetería dispuesta a prestarnos sus paredes y buen café que llevarse a los labios. En mi caso, fue un irresistible irlandés con Jack Daniel’s.

Tras llenar esa hora y media, que nos separaban del concierto, con las historias retrasadas que nos debíamos y aconsejarnos como hermanos, ponemos rumbo hacia el Cervantes. Las luces iluminan la plaza y el teatro como si de una gala de los Oscars se tratara, y los espectadores, que esperan impacientes a las puertas, acompañan a ese ambiente de Hollywood con sus trajes.

No nos costó mucho encontrar nuestros asientos, puesto que el personal de acomodadores que esa noche rondaban por las entrañas del Cervantes estaba dispuesto a prestar cualquier indicación.

000-2
José Carra

El escenario está lleno de asientos y atriles expectantes a que los músicos de la Orquesta Provincial de Málaga y sus partituras los ocupen. Centrado, un gran piano de cola negra; el trono de uno de los organizadores máximos, gran defensor y promotor del Festival de Jazz de Málaga: José Carra.

Las luces comienzan a debilitarse y por último se extinguen, dejando en una completa penumbra al teatro. Solo el gran cartel de neón tras el escenario, donde se lee ‘MalagaJazz’, centellea. Se hace el silencio, y noto palpitar en mi pecho, con una fuerza atronadora, el deseo de escuchar en directo Fly me to the moon en esta noche de jazz. No puedo evitar que los nervios comiencen a invadirme.

000-3
Orquesta Provincial de Málaga

El público rompe en aplausos cuando comienzan a entrar en escena los músicos, y el patio de butacas se vuelca en vítores en el momento en el que se divisa a José Carra entre ellos. Saben que sin el impulso de este pianista, este evento musical tan mágico no hubiera sido posible. Todos los artistas se posicionan, el director toma su lugar, se hace el silencio de nuevo, alza la batuta y, al primer movimiento, como si fuera una varita mágica, comienza la magia.

Las notas fluyen armoniosas por las cuerdas, por las tuberías de los instrumentos de viento y a cada golpe de percusión. De este modo, nace el jazz en las entrañas del Cervantes.

000-1

El virtuoso talento de Carra sobre el piano, la vibración del saxofón acompañando a la batería y la voz de Mayte Alguacil crean a su paso un torbellino de sensaciones que nos trasladan inmediatamente al centro del Chicago o del Nueva York de los años 40. Una hora y media completa de puro placer e historia de la música, donde Frank Sinatra es la inspiración máxima de la noche.

La cita con el jazz se acaba, y como los amantes que se niegan a desprenderse de la esencia del otro, nosotros nos resistimos a abandonar aquel mundo que en menos de 90 minutos se había creado a nuestro alrededor, y entre gritos, aplausos y alabanzas hacia el trabajo de Carra y hacia el impulso y la pasión de los componentes de la Orquesta Provincial de Málaga, pedimos más. Así, la generosidad abrumadora de estos músicos nos concede unos minutos más para disfrutar de su exuberante talento, cerrando la noche con mi gran favorita: Fly me to the moon. Un verdadero regalo para una noche de sábado perfecta.


Autora: Jennifer  María González Vera

Corrector: Guillermo Ruiz Jurado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s