Rosa Huertas, XIV Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil

Apenas hace una semana que navegaba, como cualquier otro día, sin preocupación por las redes sociales. Es bien sabido por todos que, desde hace unos años, se estila en el mundo literario el informar a todos los lectores de las novedades dentro del seno de las editoriales, por lo que no debe extrañar que toda esa sobreinformación termine perdida en un pequeño rincón de nuestro cerebro, olvidada, recluida, inanimada. Sin embargo, algunas impactan tanto que quedan concentradas en la retina durante bastante tiempo.

Eso fue lo que me ocurrió en el momento que vi la resolución del XIV Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil. La ganadora: Rosa Huertas, por La sonrisa de los peces de piedra. Es complicado no conocer a una autora que lleva tantísima trayectoria profesional dentro del mundo de nuestros amados libros y no fue ninguna sorpresa para mí encontrarme con esta fantástica noticia en los periódicos del doce de diciembre de 2016.

Mi inquieta pluma ardía en deseos de hacerle mil preguntas, saber cómo había escrito esta historia, sus inquietudes, motivaciones, repercusiones… En definitiva: yo tenía que conseguir entrevistar a una madrileña doctorada en Ciencias de la Información y licenciada en Filología Hispánica. Así pues, busqué la forma de ponerme en contacto con su persona y, en apenas unas horas, recibí una respuesta más que afirmativa por su parte. Con más nervios que otra cosa, comencé a condensar todas mis inquietudes en apenas nueve preguntas —sobre todo para no cansar a la autora, ya que debe estar muy ocupada— que os muestro en esta entrevista llena de pasión y deseos de escritura.

Actualmente, Rosa Huertas profesa Lengua y Literatura en el IES Gran Capitán de Madrid, así como en el Centro de Estudios Superiores de Don Bosco en la Complutense. Su obra es tan extensa que resulta inverosímil colocar todos los títulos, pero podéis disponer de toda la información necesaria visitando su página web: www.rosahuertas.com

Sin más dilación, aquí tenéis los pensamientos de una de las mentes literarias más grandes en la literatura infantil y juvenil de esta última década.

Nos gustaría saber un poco más sobre la persona que acaba de ganar un galardón tan especial. ¿Cuáles fueron tus motivaciones a la hora de comenzar en este incansable mundo de la escritura?

Llevo escribiendo casi toda mi vida, desde que era adolescente, pero no creía en mis posibilidades y casi nadie leía mis textos porque me daba vergüenza enseñarlos. Escribía por pura afición, porque no podía dejar de hacerlo. Llegué a rendirme, estaba convencida de que jamás publicaría porque no escribía bien y a nadie le interesarían mis historias. Necesité tiempo y valor, empezar a confiar en mí misma y el apoyo de personas cercanas para intentarlo. Y me fue bien.

Tienes un repertorio increíblemente extenso en la literatura y no solo con novelas, sino también con recopilaciones de cuentos y cuestiones didácticas. Algo que destaca es que ganaras un premio con tu primera novela, Mala Luna, y siguieras esa buena racha con la segunda, Tuerto, maldito y enamorado. ¿Cómo fue para ti esa experiencia?

Fue un comienzo increíble que me dio cierta seguridad (soy bastante insegura con mis propias creaciones) y me permitió seguir intentándolo. Si me lo hubiesen dicho solo un par de años antes, no me lo habría creído.

La sonrisa de los peces de piedra está catalogada como novela juvenil, pero, a pesar de ello y como ocurre con otros de tus títulos, bien podría ser una obra para adultos. ¿Crees que es esencial para la educación de los niños el que conozcan sus raíces y la historia del mundo para poder ser personas de provecho en el futuro?

Todos deberíamos saber de dónde venimos. Eso nos ayudará a intentar no cometer los mismos errores y a ver el presente con otros ojos. Me gusta relacionar el pasado y el presente, porque siempre van de la mano. Mis novelas están publicadas en colecciones juveniles, pero creo que pueden interesar a lectores adultos. En el caso de La sonrisa de los peces de piedra se habla sobre la movida de los años 80, algo que para las personas de mi edad es muy cercano, pero que mis alumnos adolescentes no tienen ni idea de lo que es.

rosa_huertas_02.jpg

¿Por qué ese título tan pintoresco? ¿Tuviste problemas a la hora de escogerlo?

Los títulos son complicados. Este surgió hacia la mitad de la novela y es muy significativo. No se puede explicar sin haber leído el libro. Se refiere a una fuente de Madrid, muy peculiar, que tiene unos peces extraños. Depende de quien los mire, sonríen o no. Quizá sea un poco largo, pero me gusta por lo que simboliza en la historia.

Hemos leído que el jurado catalogó esta historia como «profundamente humana» y añadió «que atrapa desde el principio, en la que la tensión unida a la búsqueda de los orígenes se entremezcla para irnos conduciendo, a través del Madrid de la movida, a la resolución del conflicto». Desde tu punto de vista, ¿opinas que tienen razón o puntualizarías alguna de sus palabras?

¡Me parece maravilloso que el jurado dijese eso! Desde luego, es lo que pretendía, aunque no siempre se logra atrapar al lector desde el principio. Espero que los próximos lectores piensen lo mismo. Me interesan siempre los temas humanos, más que las peripecias, también como lectora, por eso intento ofrecer lo que a mí me gustará leer.

¿Hubo algún aspecto interno de la novela que te costase mayor trabajo a la hora de escribirla? Documentación, redacción, reacciones de algunos personajes…

Leí bastante sobre la movida de los años 80, todo lo que encontré, pero esa parte de documentación histórica me divierte mucho. Disfruté mucho escribiéndola, fue un proceso de gran entusiasmo que nunca olvidaré.

rosa_huertas_03.jpg

Es hora de mojarse: cuéntanos cuál es el libro, de los que tienes hasta ahora publicados, que recomendarías a una persona que quiere iniciarse entre tus lectores (tanto juveniles, como adultos).

Para los adultos Los héroes son mentira. Es mi novela más seria, más triste también. La escribí con mi padre y muchas personas se van a sentir identificadas con lo que cuento. También Todo es máscara, ambientada en la época del romanticismo y con una heroína valiente y peculiar.

Para los jóvenes, es más difícil elegir. Depende de la edad. Quizá que empezasen con Tuerto, maldito y enamorado o con Sombras de la Plaza Mayor

Se habla mucho últimamente del mundo de la autopublicación. ¿Qué opinión mantienes al respecto? ¿Sabes cómo funciona?

No he tenido que recurrir a ello, pero si lo hubiese necesitado lo habría hecho. La escritura, para quien la siente de verdad, es algo que no se puede dejar de hacer, es como respirar. Quienes lo sienten así y desean publicar está bien que usen cualquier método para ello. En cualquier caso, el acceso a los lectores está complicado. Por desgracia cada vez se venden menos libros.

¿Algún tipo de costumbre o ritual a la hora de sentarte a escribir? Por ejemplo, escuchar música, encender una vela aromática o colocarte en algún lugar donde la vista sea enriquecedora.

¡Que haya luz! No puedo escribir de noche: en cuanto se va el sol, se me apaga la neurona. El problema es que por las mañanas trabajo en un instituto y las tardes de invierno son muy cortas. Por eso escribo mejor en verano y los fines de semana en cuanto amanece.


Autor: Paquibel Sánchez Rueda

Corrector: Antonio Javier González Dominguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s