«No somos para nada conscientes de la riqueza cultural que tenemos en nuestro país» Antonio Najarro

«Si la pasión, si la locura no pasaran alguna vez por las almas… ¿Qué valdría la vida?» – Jacinto Benavente


Atraído desde muy temprana edad por las tablas y la expresividad que puede transmitir un cuerpo a través de movimientos, Antonio Najarro decidió entregar su vida y alma al arte de Terpsícore: la danza.

Sabiendo que España recoge una gran cultura dancística inmensa, aprovechó cada segundo para trabajar su técnica y mejorarse a sí mismo, un sacrificio que le comenzó a entregar sus frutos a la tierna edad de 15 años cuando fue admitido en diversas compañías españolas de danza. En 1997 llega su recompensa culmen: es admitido en el Ballet Nacional de España, donde llegará a ser Primer Bailarín. Tras varios años de trabajo y esfuerzo en esta entidad, decide que es momento de saciar su vocación de creador, por lo que decide fundar su propia compañía de danza: Antonio Najarro, en 2002 sacrificó así todo lo que hasta entonces había conseguido. Dicen que la suerte sonríe a los valientes, y Antonio Najarro es un vivo ejemplo de ello. Habiendo recorrido mundo con su compañía, con la bella labor de transmitir la cultura dancística que posee España, decide, una vez más, arriesgar todo lo obtenido hasta ahora y presentarse para el puesto de director del Ballet Nacional de España, para el cual en 2011 es aceptado. Cual Zeus tronante irrumpió en lo que hasta ahora había sido la entidad más representativa de la danza española, decidió que debía luchar por la visibilidad del potencial que esta guarda y combatir la poca difusión que tenía sobre el panorama social, lo que ha conllevado que hasta ahora su liderazgo haya sido uno (por no decir el único) de los más brillantes que ha tenido el Ballet Nacional de España hasta la fecha.

El pasado sábado, fue invitado a formar parte de una conferencia que tuvo lugar en la localidad de Alhaurín de la Torre (Málaga), donde nos explicó a todos los asistentes que sin esfuerzo, trabajo y sin sacrificio no se consigue nada. Sabe que es un modelo para los jóvenes, por lo que en todo momento insistió en la importancia de los estudios en la mente de una persona, se dedique a lo que se dedique, y esto lo deja muy claro en el libro que ha construido junto con el Ballet Nacional de España: Bailando un tesoro, dedicado a los más pequeños pero que para nada es indiferente para los mayores. En él no solo nos enseña la importancia de cultivar la mente, sino también el tesoro que es la danza española para la cultura y la sociedad de nuestro país.

Acabada la conferencia, y tras dedicar su tiempo a casi el centenar de personas que habían acudido a verle, le comenté la posibilidad de realizarle una entrevista para Orbe, la cual aceptó amablemente y encantado. Desde aquí, quiero expresar mi gratitud eterna hacia su persona una vez más y desearle el mayor de los triunfos en su amplia carrera profesional, además de darle las gracias por mostrarnos y difundir las joyas que contiene la cultura dancística española.

3

Director del Ballet Nacional de España es un cargo (y una responsabilidad) que no se consigue fácilmente. ¿Cómo describiría el proceso desde que ingresa en el BNE como bailarín hasta que es nombrado director?

La verdad es que cuando ingresé como bailarín en el Ballet Nacional de España, nunca hubiera imaginado terminar siendo el director de la entidad. Mi vida siempre se ha basado en ponerme pequeños retos que he ido superando con mucho tesón, perseverancia, y mucha voluntad con lo que más amo en mi vida que es la danza. Imagino que el hecho de haber sido primer bailarín de la compañía y el haber dirigido durante 10 años mi compañía privada ha sido lo que ha reunido conocimientos suficientes como para poder asumir el cargo de director del Ballet Nacional de España.

El bailarín únicamente debe dejarse guiar por sus maestros y coreógrafos y trabajar con el esfuerzo enfocado en sacar lo mejor de sí mismo como intérprete, el director tiene que ocuparse de supervisar todos y cada uno de los departamentos que conforman el BNE, además de sacar el máximo partido de cada uno de los intérpretes y ser la cara visible de la compañía.

 

¿Cuál diría que es su primer objetivo como director del BNE?

Mi primer objetivo es dar la máxima visibilidad posible a la compañía, intentar que en todo el mundo el ballet Nacional de España sea reconocido como una compañía única en estilo donde participan los mejores bailarines de este país y con una de las mayores riquezas de estilos de danza, desde la escuela bolera, a la danza estilizada, pasando por el folclore y el flamenco.

¿Cómo responde el público español a la danza en comparación al público de otros países?

La verdad es que, desde que asumir la dirección del ballet Nacional de España, mi experiencia después de los espectáculos es de recibir una gran ovación del público, independientemente de ser español o extranjero. Intento por todos los medios que el mensaje que desprenden los espectáculos que presentamos sean mensajes con mucha energía, mucha fuerza, muy directo al corazón, y creo que eso es lo que hace que tenga una muy buena aceptación en todos los teatros que visitamos.

¿Cómo se enfrenta el BNE al público joven?

Atraer al público joven ha sido también uno de mis mayores objetivos, para ello lo que estoy intentando, desde que asumí el cargo de director en el 2011, es vincular al ballet Nacional de España con el mayor número de artistas y creadores diferentes. Creadores actuales, jóvenes, vanguardistas, que impregnen al ballet Nacional de España de la sabia nueva que puede llamar la atención de los más jóvenes.

1

La innovación en el BNE es una apuesta arriesgada —y a veces suicida—, ya que uno de los propósitos del BNE es conservar la esencia y tradición de la danza histórica española. Por su experiencia, ¿es posible la innovación en la danza española?

Por supuesto que sí, pero es cierto que el ballet Nacional de España también debe mostrar nuestro repertorio, y tengo que ser totalmente respetuoso con eso. Por ello, desde que comencé a dirigir la entidad, la programación que he llevado es totalmente equilibrada: ballets de repertorio con creaciones nuevas, en un 50 % cada una. Lo importante es tener y formar a los bailarines de una manera muy completa, para que puedan defender tanto las coreografías de antes como las de ahora.

2Actuar y danzar, ¿hasta qué punto coexisten las dos en el cuerpo del bailarín? ¿Cree que hay una simbiosis entre música, arte, teatro, literatura y danza?

La danza española es uno de los estilos de danza más completos que existen. El bailarín de danza española es un bailarín con un altísimo nivel técnico, pero también con una expresión emocional muy fuerte. Tiene que desprender energía, pasión, fuerza, tiene que ser muy carismático, y para ello debe impregnarse de todos los recursos culturales posibles.

Personalmente adoro el teatro, el cine, la moda, la pintura, la literatura, todo me hace evolucionar y todo me enriquece a la hora de coreografiar e interpretar cualquier coreografía. Considero que es de suma importancia que el bailarín esté lo más al día posible con respecto a las diferentes ramas artísticas, ello enriquecerá la calidad de sus interpretaciones.

Según usted, ¿en qué consiste cultivar cuerpo, mente y alma?

Para mí consiste en tener la mente lo suficientemente abierta para que no tenga que hacer ningún tipo de esfuerzo en dejarse impresionar por todo lo que nos rodea, de una manera armónica, equilibrada y sin forzar. Eso solo es posible cuando una persona tiene amor hacia sí misma, se quiere cuidar tanto de manera interna como externa, tanto físicamente como psíquicamente.20161217_201211

¿Qué opinión tiene sobre el panorama cultural actual español?

La realidad es que no somos para nada conscientes de la riqueza cultural que tenemos en nuestro país en muchos aspectos. Pienso que para nada la cultura en nuestro país está lo suficientemente explotada, de hecho pienso que si así fuera, seríamos un país muchísimo más fuerte, más inteligente y seríamos una referencia mundial, porque la cultura que existe en nuestro país, tan diversa, tan rica y tan valiosa, serviría como ejemplo para muchísimos países.

¿Qué se debe hacer para impulsar el potencial cultural que posee España?

Yo creo que principalmente tendría que estar muchísimo más presente en los medios de comunicación, principalmente la televisión, ya que hay una gran cantidad de habitantes que utilizan este medio como uno de los principales informadores. Si tuviéramos más cultura en los medios de comunicación la gente conocería mucho más lo que los artistas están haciendo, las ideas que están proyectando, las personalidades que imprimen en sus obras, y estoy seguro que se crearía una mayor afluencia en los teatros, en museos, en galerías… y esto tendría una repercusión directa en la intelectualidad del ciudadano español, en su cultura, en su poder de decisión y en su honestidad a la hora de tomar decisiones.


Autora: Jennifer María González Vera

Corrector: Guillermo Ruiz Jurado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s