33946119

Mujer soltera cocinera BUSCA…

Autor de la reseña: Paquibel Sánchez Rueda

Corrector de la reseña: Carmen García Martín


DATOS DEL LIBRO

Título: Mujer soltera cocinera BUSCA…

Autor: Celia Lastres

Editorial: Penguin Random House

ISBN: 978-84-03-51621-2

Año de publicación: 2017

Género: Contemporánea – Autobiográfica – Recetario

Número de páginas: 237

Sinopsis: 

«Ay Celia… Treintaañazosrecién cumplidos, y más de cinco años han pasado desde que se terminó nuestra última relación de pareja… ¿Dónde está el fallo?»

Eso me preguntaba cuando me puse manos a la obra con este libro que tienes en tus manos, en el que cuento con todo detalle el periplo sentimental que he pasado en mis últimos tiempos. De cada historia -por desastrosa, triste o loca que parezca- siempre he sacado un aprendizaje. Pero con lo que me quedo seguro es con la receta de lo que probamos juntos. Ese recuerdo suele ser, inevitablemente… delicioso.

Imagen de la portada:

33946119


¿Cómo conocí la novela?

Se trata de una colaboración con la editorial Penguin. Sin lugar a dudas, no estoy quedando para nada decepcionada con esta editorial y sus envíos.


RESEÑA

Esta novela nos enseña la vida amorosa de una chica vegetariana que no lo ha tenido fácil en este terreno después de dejarlo con su primera pareja. Celia Lastres se muestra a sí misma en las páginas de su primer libro, dejando que el lector vaya avanzando poco a poco en ese torbellino de sentimientos encontrados y príncipes que, al besarlos, se convierten en rana.

La estructura es algo que me llamó mucho la atención al comenzar su lectura, y es que no se trata de una novela convencional: cada capítulo es encabezado por un título seguido de un pequeño fragmento de alguna canción que, según la propia autora, enmarca la banda sonora de su vida; a continuación, comienza la narración propiamente dicha y, bien al terminar o de forma intercalada, culmina con una receta (no en todos los capítulos, pero sí en la gran mayoría) al estilo vegano o vegetariano que a mí, personalmente y por la alergia láctea que padezco, me van a venir tremendamente bien.

Si pensáis que se trata solamente de las decepciones amorosas de una veinteañera, nada más lejos de la realidad. Celia ha viajado mucho en estos últimos tiempos, por lo que tendrás la oportunidad de conocer el itinerario que siguió en cada una de las grandes ciudades que visitó, entre las que se encuentran París o Bangkok. Con un estilo claro, sencillo y muy familiar, esta autora hace precisamente lo que promete su prólogo —redactado por el ilustrador Álex de Marcos—: tener una cita con todos sus lectores en la que poder conversar y comprender que lo bonito de la vida es la diversidad de personas y emociones que puedes encontrarte. Es una historia real de la que no puedes decir «los personajes son planos» o «no están haciendo lo que haría alguien en la vida real» porque precisamente eso es lo que se ve, la realidad y la vida en sí misma.

No puedo dejar de pensar en que, mientras realizaba su lectura, muchas dudas me alcanzaron y muchas reflexiones vinieron a mí como agua de mayo. Pensamientos compartidos, andanzas impensables para alguien como yo, situaciones que a muchos les pondrían los pelos de punta y que Lastres ve como un divertimento digno de admiración. Se puede ver a la perfección la madurez personal que sufre a lo largo de todas las vicisitudes impuestas por esta vida que no para de girar, como los carruseles que tanto nos gustaban de pequeños. Miedos, inseguridades, vendas en los ojos y muchas risas, todo ello en un coctel que ha dado como resultado un libro fresco, agradable y para pasar una tarde con una buena taza de vuestra bebida favorita.

No puedo irme sin colocar algunas citas que han llamado especialmente mi atención. Además, es una buena forma de mostraros todo lo que acabo de explicar y que veáis, con vuestros propios ojos, si os entra el gusanillo por disponer de sus doscientas treinta y siete páginas:

«Las respuestas no te las da un lugar o un templo. Las respuestas te pueden llegar estando sentada en el baño o paseando por la calle Fuencarral. Las respuestas están dentro de ti, y a veces solo hay que pararse a escuchar un poquito la verdadera voz interior… y dejar que pase el tiempo».

«[…] quien te quiera te debe querer por cómo eres, y tú no tienes que hacer ningún esfuerzo para que esa persona vea tu brillo. O lo ve, o no lo ve. Y si no lo ve ahora, probablemente no lo hará nunca. Mejor no perder el tiempo».

«Nunca es placentero decir que no, y nunca es grato que te lo digan. Pero mejor cortar por lo sano antes de crear (o que te creen) falsas ilusiones y terminar en un valle de lágrimas. Y si uno necesita que le bailen el agua y le suban la autoestima, que no utilice a los demás para ello, que para eso hay otros métodos».

P. D.: El final del capítulo once me llamó muchísimo la atención por lo que aparece en la ilustración. Celia, si estás por ahí, me encantaría saber si realmente estaba tal cual. Porque si lo es, declaro a quien lo realizase como la más sabia de todos los que pasaron por allí.


Curiosidades: Ya sé que entre nuestros orberianos hay mentes curiosas, por lo que os comento que sí, Celia habla de su experiencia en el programa de televisión MasterChef España en el libro, pero os aseguro que no es ni lo más importante, ni lo más destacado.


11390159_649541928510518_6727055699985295742_nEl autor: [Fuente: celialastres.wordpress.com/]

Mi nombre es Celia Lastres, soy asesora nutricional, coach nutricional y tengo más de 8 años de experiencia en técnicas de shiatsu. Además, fui la segunda concursante vegetariana a nivel mundial del conocido programa MasterChef (edición España).

Me encanta cocinar e inventar recetas nuevas cada día con lo que tengo por casa: “A ver qué tengo hoy… mmm… ¡brócoli! ¿y cómo lo puedo comer? emmm… puedo hacerme un batido verde con plátano, brócoli crudo, agua, y proteína de cáñamo… o bien puedo poner agua a hervir apartarla del fuego y echarlo en ese agua durante 4 minutos para luego comerlo al dente con un poquito de aceite y sal como acompañamiento de una superensalada… o hacerme una cremita de brócoli con puerro…” y así con cada ingrediente que me encuentro en mi nevera, que está hecha un vergel.

Ya de pequeñita me encantaba estar en la cocina con mi abuela Lola, y ahora de mayor lo que verdaderamente me apasiona es la repostería para personas con intolerancias, procurando no usar azúcar, y utilizando harinas integrales, evitando al máximo la de trigo. ¿Por qué busco los mejores ingredientes para mi cocina? Porque Mi cuerpo es un templo.

Y si mi cuerpo es un templo, ¿qué alimentos quiero que entren en él? ¿alimentos vitales o alimentos muertos? ¿alimentos fermentativos o alimentos putrefactivos? ¿alimentos biológicos o alimentos degenerativos?

¿Qué emociones quiero que entren en mi templo? ¿alegría, amor, libertad, o depresión, fobias, intolerancia?

¿Qué personas permito que entren a mi templo? ¿Qué me hace sentir bien, y qué me hace sentir mal?
Si nuestro ser es sagrado, ¿porqué no tratarlo como tal?


Lo mejor de la novela: La facilidad con la que entras a formar parte de esa cita que comentaba antes. Realmente me dio la sensación de estar en una cafetería tomando algo con una amiga de toda la vida. Fue muy agradable su lectura.

Lo peor de la novela: En algunos capítulos del final se me hizo algo tediosa de leer y un poco lenta, pero no duró demasiado la sensación.


Valoraciones:

-Goodreads: 3.25

-Orbe: 4 orbes.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s