La Polivalente: «Lagunillas conserva su esencia, pero está sufriendo la gentrificación»

En el siglo XIX, el fenómeno urbano por excelencia era la migración del campo a la ciudad. Los campesinos se trasladaban en masa a los grandes núcleos de población para buscar una mejor vida trabajando en las fábricas. En el siglo XXI, la desaparición de la distancia ha hecho que las ciudades dejen de ser espacios que habitar y se transformen en enormes hoteles que dan lugar al nuevo ciudadano del mundo, siempre de paso.

Málaga se ha convertido en uno de los mayores ejemplos de este paradigma: debido al auge de Airnbn, su centro histórico ha dejado de estar habitado por autóctonos y se ha convertido en lugar de tránsito para miles de turistas que, maleta en mano, se instalan en sus casas para pasar unos días.

El barrio de Lagunillas, situado al noroeste del centro, trata de resistirse a este modelo. Ubicado al lado de dos barrios marginales, Cruz Verde y El Ejido, ha sido la oveja negra de la museización que vive el centro. Hace unos años diversas administraciones compraron las casas de algunos vecinos con la intención de construir nuevos pisos para familias jóvenes que revitalizaran el barrio. Sin embargo, la falta de entendimiento entre las instituciones y el advenimiento de la crisis frustraron el proyecto y el barrio se vio plagado de decenas de solares y descampados.

Ahora, me acerco a este peculiar sitio para conocer las iniciativas que tratan de liberar al barrio de marginalidad y la gentrificación que amenaza con expulsar a los pocos vecinos que en él quedan. Los vecinos han decorado Lagunillas con copiosos murales que representan los distintos sentires que se dan cita en él. Nada más entrar se observa un mural que supone una pura declaración de intenciones: dos hombres enchaquetados con una banda de Airnbn reparten el dinero de los pisos turísticos. Al lado de los dos hombres reza la frase “Welcome to Malaguf”, en alusión a la intensa turistificación que atraviesa la ciudad. El resto de murales del barrio están decorados de reivindicaciones feministas, defensa de la resistencia del barrio y superhéroes locales, entre los que se encuentran Mocito Feliz, Chiquito de la Calzada, el Chamorro y otros tantos.

Lagunillas vive en el círculo vicioso de la gentrificación. Para volver a insuflarle vida al barrio se emprenden unas medidas de carácter cultural que precisamente atraen a las personas que tratan de repeler: hípsters en búsqueda de autenticidad que se fotografían delante de los murales, convirtiéndolo en una atracción turística más del centro.

Hoy hablo con Matías (1975), fundador de La Polivalente junto a Daniel Vega, un espacio creativo que trata de darle rienda suelta al arte local a través de exposiciones, recitales, talleres y mucho más.

 


 

¿Creciste en el barrio?

Matías: No, yo soy de Barcelona. Llevo en Málaga 18 años. Yo tenía una asociación cultural en la zona de la Victoria que se llamaba Espacio anfibio, en el que estuvimos dos años haciendo escena underground. Luego monté El cosmonauta sobre 2014 aquí en Lagunillas y me enamoré del barrio. Vi que aquí había un rollo potente. Mi socio Dani, que también es artista, y yo estuvimos compartiendo el taller y pensamos en montar algo más lúdico donde se pudiese dar cabida a muchos artistas que no tienen oportunidades.

Lagunillas se encuentra en el distrito centro, pero contrasta con el resto de barrios porque no tiene un aspecto tan cuidado. ¿A qué se debe esto?

M: Lagunillas es un barrio muy singular porque se dan unas características únicas; antes de la crisis inmobiliaria, el ayuntamiento y la diputación compraron la mitad de los solares para que Málaga creciese y se rehabilitara por aquí. Sin embargo, llegó la crisis y, además, una subvención europea para el Soho y entonces todas las miradas se orientaron a él, así que el barrio quedó abandonado a su suerte. Los propios vecinos del barrio tomaron las riendas de la restauración. Yo mismo he estado picando paredes y preparándolas para que pudieran venir artistas a pintar. El hecho de que haya tanta vivienda abandonada ha facilitado el arte callejero, ya que si fueran privadas no se hubiera permitido tanto, así que Lagunillas se ha convertido en una galería urbana. Han venido a pintar malagueños que poco pintaron en el Soho, pero que aquí sí tuvieron la oportunidad.

¿Cómo surge La Polivalente?

M: En el momento en que me di cuenta de que en Málaga hay una cantidad de artistas que no tienen donde mostrar su trabajo, curiosamente contrastando con la museización de la ciudad. Los artistas empiezan desde abajo, y hay que empezar de alguna manera. Para exponer en el Pompidou tienes que ser un artista consagrado. Aquí han venido artistas que han expuesto en el Pompidou también. Nosotros estamos abiertos a todo tipo de artistas: sean artistas top o una abuela jubilada que hace macramé.

Foto 2.jpg

¿Qué balance hacéis de estos dos años?

M: Bueno. En poco más de un año y medio nos hemos ganado un nombre entre la gente de la cultura malagueña, nos conoce todo el mundo que está interesado en las artes escénicas, plásticas y literarias y trabajamos también con otras entidades alternativas con una idea similar: la cultura libre. Muchísimo trabajo pero buenas sensaciones, aportando al barrio también un punto de encuentro para artistas y vida social.

Durante los últimos años hemos visto cómo Málaga, como tú has dicho, se ha convertido en un museo para turistas. ¿Cómo ha influido este aumento del turismo en Málaga, en general, y en el barrio, en particular?

M: Tiene varias lecturas. Para el ayuntamiento es bueno; para los malagueños es malo. A mí me vienen preguntando cinco veces al día si conozco pisos de alquiler. A la gente que vivía de alquiler la están echando de sus casas para alquilárselo a extranjeros. Las droguerías, carnicerías, panaderías están cerrando, puesto que, al no vivir la gente en los barrios, la base económica de las pymes es perjudicada. Al fin y al cabo, lo que interesa es montar un Starbucks, pero no una panadería porque los guiris van con la maleta para arriba y para abajo y no entran en esas tiendas. Yo soy de Barcelona y allí esto está adelantado. Las ciudades están dejando de ser sitios para habitarlos y se están convirtiendo en sitios de paso, de gente con maletas. Esto es un problema. Yo hablo con los comerciantes de la calle. Lagunillas es un barrio que estaba en el lodo. Estaba abandonado; era un barrio marginal. Hubo unas propuestas de Tecnocasas que nunca se hicieron y quedó medio deshabitado. Lo que pasa es que esta calle es muy singular porque ya veis el arte que hay. También estamos al lado de la Escuela de arte de San Telmo y la universidad de Bellas artes y de Arquitectura. Este es un sitio en el que pasan muchas cosas. Lo bueno que tiene es que, al no estar en el centro exactamente, pueden pasar, aquí se sigue en lucha por que esto siga siendo un barrio. Esto no tendría cabida en el centro. No tendría sentido. A mí me gusta este sitio porque estamos en un barrio que conserva su esencia pero que está sufriendo a pasos agigantados la gentrificación.

Aprovechando que eres de Barcelona, ¿puede que en Málaga se cree un movimiento antiturista como en Venecia o Barcelona?

M: De hecho, ya está pasando. Ayer hablaba con una amiga que está buscando un piso de alquiler. Ya no en el centro, sino en sitios como Carlos Haya o la periferia del centro y para un piso de 30m2 le pedían 600€, pero es que había una lista de espera de 70, y le pedían los datos fiscales… parecía un casting. El único que puede regular eso es el ayuntamiento. En San Sebastián, por ejemplo, solo se permite alquiler vacacional en las plantas primeras, hasta un 30% del volumen de ocupación hotelera que tiene la ciudad. Al fin y al cabo, la gente que va a trabajar tiene que alquilar cosas. Si no regulas eso, pasa lo mismo que con la burbuja inmobiliaria. Se podría controlar, pero no hay mucho interés.

Foto 3.jpg

A nivel de barrio, ¿qué pueden hacer los vecinos para mitigarlo?

M: Los vecinos no pueden hacer nada. Si te echan de tu casa o te piden 1500€, no puedes hacer nada. Solo lo puede hacer el ayuntamiento.

¿Qué otros espacios culturales hay en el barrio?

M: Cuando dejé El cosmonauta, les pasé mi local a Los Interventores. En frente está La bici guapa, un taller social de bicicleta. También están Las Camborias, que fue uno de los primeros bares de exposiciones que abrió en el barrio. Luego está el El retorno de Lilith bajando esta calle y hacen unas exposiciones maravillosas. También está La casa verde. En un polvero que había en calle Vital Aza se ha montado un espacio cívico y social… un poco como La casa invisible. Por otro lado, tenemos Fantasía Lagunillas, la primera asociación de este tipo que hubo en el barrio, que la fundó Miguel Chamorro, que nos dejó hace poco desgraciadamente. Fue el primero que empezó a pintar en la calle con los niños. Miguel era pintor y vio que los niños tenían poco apoyo, así que creó la asociación para interesarles culturalmente y ofrecerles un apoyo.

¿Cómo están reaccionando los vecinos ante todas estas iniciativas?

M: Partiendo de la premisa de que cada vez quedan menos vecinos en los barrios del centro de Málaga, y Lagunillas no se libra de esa circunstancia, somos bien recibidos por los vecinos por generar actividad e incluso, por estar abiertos de noche hasta por mejorar la seguridad ciudadana. Hace siete años te daba cosa andar por esta calle a las 12 de la noche, pero ahora ves actividad con varios sitios abiertos. Ha tenido efecto llamada y al lado ha montado Mauro un restaurante, El tinglado de Lagunillas. Un poco más para abajo Dirck ha montado un restaurante con comida belga. Y si hubiera más locales, se montarían más cosas.

Foto 4.jpg

Ya que llevas en Málaga 18 años, ¿cómo ves que está evolucionando culturalmente la ciudad?

M: Yo me he montado La Polivalente [risas]. Curiosamente en Málaga, a pesar de todo el potencial que tiene, nadie ve a sus artistas; son invisibles. Para pintar en el Soho tienes que ser alemán. Creo que en España pasa así en general. Los artistas locales no se valoran hasta que salen fuera, triunfan y vuelven. Málaga es una ciudad potentísima en teatro, danza, música…Pero los artistas no tienen donde actuar ni donde mostrar su arte. Está el arte de primera división, que se encuentra en el Cervantes, el Picasso, el Pompidou , La Térmica etc… pero poco a poco han ido saliendo salas y espacios alternativos y un viernes sales por Málaga y puedes ver 4 performances y al fin músicos en la calle, cuando antes no había nada. Cada vez hay más espacios, pero a nivel privado. A nivel municipal no hay más que museos rusos pero paralelamente se está viviendo un momento muy emocionante en la ciudad ya que de forma privada hay apuestas seria por las pequeñas salas. En el Soho hay compañeros que están haciendo un gran trabajo como por ejemplo, Ignacio del Río y un montón de gente que han montado sus pequeñas galerías con el efecto tirada del CAC y trabajan muy duro. La gente hace teatro en sus casas. Abren salas en los barrios periféricos de Málaga como La cochera Cabaret, The Hole… existe una Málaga underground potente, pero el underground florece a lo bestia porque no tiene otro sitio donde crecer. Nosotros y más gente presentamos propuestas que creo que son muy interesantes. Hace un año vino el canal Arte alemán a entrevistarnos. Un montón de prensa extranjera, porque el rollo de Lagunillas es muy singular. Si te das cuenta, los grafitis de Lagunillas son como de superhéroes de barrio: Chiquito de la Calzada, Miguel Chamorro, El mocito feliz… Es curioso que venga el canal Arte y la mayoría de malagueños no sepan dónde está Lagunillas. No sé qué pasaría si empezaran a venir autobuses de japoneses al barrio; es un ecosistema muy curioso… las gitanas con las zapatillas y la bata, los modernos, los guiris con las maletas, artistas que exponen en La Polivalente y en la Tate Modern de Londres… dicen que Lagunillas es el futuro Chueca de Málaga [risas]. Eso es lo bonito de La Polivalente, que exponen personas de todo tipo. Quien viene, pide fecha y no se le pasa examen a nadie. Si eres artista y tienes algo que contar, tienes un sitio aquí.

¿Qué proyectos tienes para La Polivalente para este año?

M: Esto es muy variado. Lo mejor es visitar nuestra web (lapolivalente.com) y echar un ojo a la programación y si quieres estar informado de todo puedes suscribirte a la newsletter que mandamos todos los lunes con lo que va a pasar en la semana.

Foto 5.jpg


Autor: Daniel Soler Curiel

Correctora: Jennifer María González Vera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s